Las principales vacunas para niños pequeños

Aunque en los últimos años ha proliferado la creencia de que vacunar a los niños es perjudicial, lo cierto es que no hacerlo los expone a severos riesgos. Gracias a la inoculación es que en nuestra era afecciones que en el pasado resultaban mortales hoy no son más que registros históricos. Por ello, es esencial que como padres cumplamos con nuestro deber de protegerlos.

Lo primero que debes saber es que una vacuna es medicina biológica, elaborada a partir de agentes infecciosos ya inactivos. Estos han sido previamente tratados, de manera que ahora son incapaces de producir la enfermedad. Sin embargo, aún mantienen su capacidad de estimular las defensas del organismo de la persona inoculada, favoreciendo una oportuna respuesta inmunológica ante eventuales brotes.

En un niño pequeño, las siguientes son fundamentales:

1. BCG: se aplica en el recién nacido y protege contra la tuberculosis, enfermedad que causó cientos de muertes a comienzos del siglo XX.

2. Pentavalente: consta de 3 dosis, a los 2, 6 y 18 meses de vida. Inmuniza al lactante contra la hepatitis, difteria, tétanos y tos convulsiva, además de la Influenza B. Una nueva inoculación para prevenir estas afecciones será administrada mientras tu hijo curse primero básico. Esa vez, la vacuna cambiará su nombre a dTp (acelular).

3. Polio: esta vacuna se administra por vía oral, con lo que tu bebé no sufrirá al recibirla. Se aplica a los 2, 6 y 18 meses de vida y actúa contra la poliomielitis, virus que puede llevar al paciente a una parálisis total o parcial.

4. Neumocócica conjugada: enfermedades como la neumonía hacen de lactantes y adultos mayores su presa favorita, provocando miles de decesos alrededor del mundo. Pues bien, esta vacuna (que consta de 2 dosis, a los 2 y 12 meses), protege contra esta afección, así como otras varias generadas por el neumococo.

5. Tres vírica: corresponde a la prevención de pestes como el sarampión, la rubéola y paperas, todas las cuales fueron potencialmente mortales en una época determinada, pudiendo causar serios trastornos y malestares de presentarse en la actualidad.

Como ves, tener las vacunas al día es la clave para criar a un niño sano y protegido. Gracias a este importante refuerzo a la salud de los lactantes, es que estas temidas enfermedades del pasado hoy están en retirada. ¡De ti depende que continúe siendo así! Por eso, no faltes a la cita con el vacunatorio y proporciona a tu hijo las defensas que precisa.

¿Qué vacunas debe recibir tu hijo en los primeros meses de vida?

vacunacionInmunizar a sus hijos ante posibles enfermedades infecciosas de las cuales no pueden protegerse por si solos, es la razón por la cual los padres deben vacunar a los pequeños. Se trata de un podrecimiento de rutina al cual todos somos sometidos desde que llegamos a este mundo.

Respetar el calendario de vacunación y entregar a sus hijos la seguridad que necesitan para evitar futuras complicaciones, como enfermedades que pueden afectar seriamente sus defensas y derivar en otras más complejas y de extenso y doloroso tratamiento.

Las vacunas son un trámite necesario que se hace presente desde el primer día de vida de un menor. Por ejemplo al nacer se le debe aplicar una dosis BCG, contra la Tuberculosis. Luego, a los 2, 4 y 6 meses vienen las correspondientes a DPT (Difteria, Pertussis, Tetanos), Hib (Haemophilus influenza tipo b), Hepatitis B y Polio oral (Poliomelitis).

vacunas

En los niños de 12 meses se debe aplicar la dosis de Tres Virica (Sarampión, Paperas, Rubéola), a los 18 meses contra DPT (Difteria, Pertussis, Tétanos) y Polio oral (Poliomelitis). De todos modos el pediatra será quien le comunique la dosis que su hijo necesita cuando acuda a los controles de rutina.

Estas son las que se aplican a los niños en todo plan de salud durante los primeros meses de vida y se consideran esenciales. A ellas se suman algunas dosis llamadas “complementarias”, por ejemplo, entre los 2, 4 y 6 meses están las dosis de ACTACEL (Difteria, Pertussis, Tetanos, Haemophilus influenza tipo b), REVENAR 13 (antineumocócica) e INFANRIX (Difteria, Pertussis, Tetanos, Haemophilus influenza tipo b, Polio y Hepatitis B).

Cada una de las vacunas mencionadas tienen como finalidad la prevención de una enfermedad específica, excepto por las básicas, hay que tener mucho cuidado con que algunos de los componentes de las vacunas vaya a generar reacciones alérgicas en los pequeños, sobre todo las “complementarias”.

Lo cierto es que se necesita estar al tanto de las campañas nacionales de inmunización para que sus hijos reciban las dosis que le corresponden en caso de encontrarse dentro de un grupo de riesgo de algunos virus estacionales.

 

Preguntas más frecuentes en torno al proceso de vacunación de los niños

VacunasEl área de la Pediatría, se encuentra muy comprometido con el proceso de vacunación que deben realizarle a todos los niños del país. Ya que es necesario, proteger su sistema inmunológico y prepararlo para el mundo exterior. En torno a lo anterior, es que tanto padres o tutores se cuestionan muchas cosas relacionadas con algo vital para la salud de sus hijos, por esta misma razón hemos querido ayudarlos a despejar esas interrogantes.

1- ¿Pueden las vacunas debilitar el sistema inmunológico del menor?

Pues para su seguridad, las vacunas sólo buscan fortalecerlo, en ningún caso sobrepasará la capacidad de respuesta del aparato. Además, es capaz de recibir varios tipos de antígenos.

2- ¿Corre peligro la salud del niño se se le aplican varias vacunas al mismo tiempo?

No hay ningún peligro con aquello, ya que la respuesta es la misma si se hiciera una por una. La diferencia es que debe hacerse en los dos brazos y no todas en una sola extremidad.

3- ¿Cuáles son las reacciones de una vacuna?

Las comunes y que son advertidas, es que el niño pueda presentar un poco de fiebre y/o dolor en la parte que lo vacunaron. Si se pone de color rojo, hay una erupción e inflamación, junto con una fiebre muy alta, es recomendable que se dirija a su pediatra lo antes posible.

4- ¿Un menor enfermo puede ser vacunado?

Los niños que se encuentren pasando por algún cuadro de gripe, por ejemplo, u otra enfermedad, deben consultar son su médico tratante para que le entregue la mejor opción y solución frente a su programa vacunatorio.

5- ¿Qué hacer si olvidó una vacuna?

Primero, debe contar con el calendario correspondiente a la vacunas de su hija, con la finalidad de que pueda tener la guía completa de cómo será el proceso y no crear confusiones, que sólo afectarán al salud del menor. Favorablemente, la capacidad inmunológica con la cuenta el ser humano, le permite poder contar con un plazo importante por si olvidó la segunda o tercera dosis, cuenta con cuatro y hasta seis meses para hacerlo.

Padres no olviden, que el sistema inmunológico en un lactante es mucho más débil que un niño de 4 años, por lo mismo, intenten ser muy cuidados con el proceso de vacunación de cada menor.

 

La vacunación infantil

Los avances en materia de salud que se han ido experimentando, se destaca la labor y la dedicación a la extirpación casi completa de las enfermedades infecciosas que afectan a los niños desde su nacimiento hasta los 16 años aproximadamente. La cifras avalan que la eliminación ha sido entre un 95 y 100 por ciento del total de las dolencias. Por lo mismo, es que la vacunación de los menores es tan importante, ya que se debe preparar su organismo para el mundo exterior junto con el trabajo contínuo del área de la salud dedicada a ellos.

Vacunas niñosAsí, la solución que se lleva realizando por años en Chile como en otros países, es un programa de vacunación que le permite a los bebés estar protegidos desde el comienzo hasta su adolescencia, de enfermedades como el polio o la tos convulsa. La vacunación debe hacerse desde el segundo año de haber nacido, debido a la exposición a contraer algún virus desde muy pequeños. Como padres, deben informarse con el especialista encargado, en este caso, con el pediatra de su hijo quien les enseñará cuáles son las vacunas y cuándo le corresponde cada una.

Con el correr de los años, tu hijo deberá vacunarse nuevamente como a modo reforzar las que ya le inyectaron en una primera instancia, entre los cuatro y seis años, para luego entre los once y dieciséis. La segunda etapa de apoyo, en su mayoría cumple con un programa vacunatorio que realizan en los colegios la mayoría de los planes de salud que tenga cada gobierno. Es importante, que lleves un registro de las vacunas que le han propiciado a tu hijo y que no falte ninguna consulta médica.

Puede que se te pase una fecha de vacunación, por olvido u otro motivo, no te preocupes que los centros de salud y el programa, se encuentra preparado para esta situaciones y cuentan con soluciones efectivas para que tu bebé se ponga al día con sus vacunas, revisa el calendario de vacunación correspondiente.

Objetivo: cuidar y proteger a nuestros niños

No existe mejor forma de poder mantener a tu hijo sano desde su nacimiento, que proporcionándole sus vacunas desde su primeros días de haber nacido, porque es la alternativa fundamental para prevenir enfermedades de alto riesgo, permitiendo protegerlo a él o ella, a su familia y demás bebés y niños con los que se rodee.

Tal como se ha mencionado, según el gobierno de turno se desarrollan año a año planes de vacunación completamente gratuitos para todos los infantes, niños y jóvenes del país que pertenezcan a los grupos donde se daba aplicar cierta vacuna para determinada enfermedad.

Su eficacia, se debe principalmente a que estos medicamentos biológicos, provocan en las personas sanas, la producción de sus defensas más conocidas como anticuerpos, los cuales trabajan protegiendo de los agentes infecciones de la vacuna y así, eliminando cualquier posibilidad de infección o dolencia.