Disfluencia: Tartamudez en la infancia

La tartamudez o disfluencia es un trastorno de la comunicación que se inicia en la infancia durante la adquisición del lenguaje y altera el ritmo del habla.

En ese caso, el niño sabe lo que quiere hablar, pero tiene dificultad en el habla debido a las frecuentes repeticiones, bloqueos, prolongaciones, vacilaciones  o pausas.

Se manifiesta de forma involuntaria y es intermitente, con momentos de mejora y empeoramiento.

¿Cuál es la causa de la tartamudez?

http://enfamilia.aeped.es/sites/enfamilia.aeped.es/files/styles/large/public/images/articulos/tartamudez.shutterstock_75757024.jpg?itok=QKwGPkIQ

En las últimas décadas, la ciencia descubrió que la disfluencia o tartamudez tienen una base neurobiológica con fuerte influencia genética.

Cómo puedo ayudar a un niño con tartamudez:

  1. Sea un buen modelo de habla para su hijo: hable de forma suave, tranquila y en un ritmo más lento, pero sin perder la naturalidad del habla.
  2. Espera a que el niño termine de hablar y evite responder inmediatamente. Espere 1 a 2 segundos antes de responder.
  3. Hable con el niño respetando los cambios de turno. Si usted tiene otros hijos les enseña a hablar cada uno a su vez, sin interrumpir el habla del otro.
  4. Promueva un ambiente familiar cooperativo, sin incentivo a las disputas y competiciones.
  5. Cantar canciones infantiles, recitar poesías, o contar historias para el niño, articulando bien los sonidos y con una buena entonación, siempre de forma suave y despacio.
  6. Haga que el ambiente de la casa y la rutina del niño más tranquilo.

Cuando se debe buscar un especialista para tratar la tartamudez

Lo ideal es buscar un fonoaudiólogo especializado en disfluencia si la tartamudez persiste por más de 2 meses.

En los casos en que los síntomas son intermitentes, es decir, pasan después de unas semanas, pero vuelven a aparecer, también se debe buscar orientación.

Cuando la disfluencia viene acompañada por esfuerzo y tensión para hablar, por movimientos como golpear los pies o parpadeando los ojos, es una señal de que el niño está necesitando ayuda, aunque tenga poca edad y los síntomas hayan surgido hace apenas unas semanas.