Niños de 3-15 años: soluciones para problemas del sueño

No importa cuanto crezcan y cambien de colchones o camas. Existen niños que siempre presentan dificultad para dormir. Conoce los problemas más frecuentes y posibles soluciones que te ayudaran a superar ese obstáculo.  dormir mall

3-10 años

Es en esta fase que dejan de dormir la siesta, pero deben pasar 12 horas seguidas a dormir. Aparecen los trastornos del sueño que pueden perturbar momentáneamente el descanso nocturno.

Pesadillas, sonambulismo, terrores nocturnos, apnea

Las pesadillas son normales y se recuerdan al día siguiente. Deben ser explicados a los niños para que distingan entre lo real y lo imaginario. Los terrores nocturnos, por otro lado, la dejan completamente inconsolables, a veces a los gritos.

Cuanto más se intenta consolar, más la crisis se prolonga. Se trata de un despertar anormal en la fase del sueño profundo. Por eso al día siguiente, no recuerdan nada.

No quieren dormir solos

Es importante definir los límites y las rutinas al acostarse: vestir el pijama, lavar los dientes, mantener poca luz en la habitación o leer una historia, decir buenas noches y salir. Dejarlos dormir en la cama de los padres, no es recomendable.

10-16 años

A partir de este grupo de edad comienzan a querer acostarse más tarde. Las nuevas tecnologías, en general, son el mayor enemigo de un sueño perfecto. Los adolescentes debían dormir de ocho a nueve horas diarias. Si en el bebé se ha acostumbrado a dormir tarde, probablemente puede ser un adolescente con dificultad para dormir en las horas indicadas.

Jugar en la computadora

Incluso a esta edad, no deben tener computadoras o consolas en la habitación, ni tampoco libre acceso a estos aparatos. Ellos perturban el sueño y dificultan el adormecimiento.

Ver la televisión por la noche 

Jugar o ver la televisión a la hora de dormir, excita, activa atención y facilita la privación del sueño. Por eso, no lo deben hacer en los colchones de su cama, siempre afuera de la habitación.

Enviar mensajes y “chatear” hasta dormirse

Los padres tienen que imponer límites en el uso del celular. Una medida extrema será retirarles el aparato cuando llegué la hora de dormir.

Salidas de noche

Establecer una hora no muy tardía para llegar a casa después de una salida nocturna. Al contrario de lo que pensamos, no es durmiendo más al fin de semana que se compensa la falta de sueño.

Niños compartiendo dormitorio: problemas y soluciones

A veces, dividir el dormitorio entre hermanos es una opción, otras veces es una necesidad. Después de todo, no toda casa tiene un dormitorio para cada niño.

Little boy and girl listening to music together

Pero sea por opción o necesidad, pueden surgir problemas. Descubra cómo compartir una habitación puede transformase en una gran experiencia para todos.

1 – La hora de dormir

Si sus hijos son de diferentes edades, no debes forzar para que el niño mayor vaya a la cama al mismo tiempo que su hermano menor. Acuerda que los niños deben tener la posibilidad de ir a la cama a la hora apropiada. De lo contrario, los niños mayores quedarán resentidos.

La solución: colocar al niño más joven para dormir y dejar que el hijo mayor tenga su propia hora para dormir. Para los niños de la misma edad, o que deberían tener la misma hora de dormir, una habitación verdaderamente oscura y el mínimo de distracciones puede ayudar.

2 – El espacio personal

Mientras algunos niños les gusta dividir el espacio, otros no siempre quieren compartir todas sus cosas. Así que cuando no hay puertas para definir el espacio y la posesión de los objetos definidos, las cosas pueden ser complicadas.

La solución: Cada niño debe tener un poco de espacio propio dentro de su habitación. Esto puede ser algo pequeño como un estante o cajón, o bien algo grande como separación de espacio físico y mesillas. Acuerda que una de las mayores áreas privadas es la cama de un niño.

3 – Conflicto

Mientras los conflictos sobre la división de juguetes y ropa va a suceder con cualquier hermano, la proximidad forzada de un dormitorio hace que este conflicto sea aún más común. Muchos de los conflictos giran en torno a la invasión al espacio personal de cada niño, incluso en un intercambio o tomando algo prestado.

La solución: Defina las reglas y las consecuencias para romper estos acontecimientos tan pronto como sea posible.

5 – Transición

Si sus hijos nunca han dividido una habitación desde la infancia, la unión de dos niños en una habitación puede ser un desafío.

La solución: esclarezca siempre los motivos de esa decisión con sinceridad y mostrando-les la realidad. Puede parecer que no, pero los niños tienen gran poder de entender hasta los asuntos más delicados con un buen dialogo verdadero.