Niños que no comen: cómo solucionar este problema

Los niños que no comen no son una raridad, especialmente durante los cuatro primeros años. Sin embargo, es válido que los padres se esfuercen por mantener una alimentación completa y saludable de los más pequeños.

Reglas para convencer a comer y preservar la salud infantil:

niño

  • Hay algunas reglas que deben ser seguidas para no llevar a su hijo a encarar la comida como algo repugnante. Son ellas:
  • Nunca insista para que coma. Si no quiere más es porque no tiene ganas. Más tarde será ella a pedirle algo.
  • Decir siempre sí es incorrecto, porque no va a tener límites y siempre va a abusar de las golosinas fuera de las comidas. El ideal son seis comidas diarias: desayuno, una merienda, el almuerzo, la merienda de la tarde y la cena.
  • Amenazar con castigos y obligar al niño a comer sólo va a aumentar su repulsa en relación a la comida.
  • Jugar a la mesa haciendo aviones y carritos sólo sirve para los bebés. Los más viejos deben aprender que la hora de las comidas es algo serio y sobre todo donde deben respetar algunas reglas de buena educación.
  • No ceda si él dice que no le gusta algo sin probar, ni sustituir la comida cuando no le gusta. Es esencial comer un poco de todo.
  • Tenga atención a la variedad para ofrecer todos los nutrientes que el niño necesita.
  • Dé el ejemplo. Coma los mismos alimentos que él y prefiera las opciones saludables y coloridas.

Importante

Hay ciertos períodos durante la vida del niño en el que el apetito tiende a disminuir, ya sea a la hora del nacimiento de los dientes, debido a problemas emocionales con el nacimiento de otro hermano, la adaptación en la escuela o incluso períodos de desaceleración del crecimiento.

¡Todavía esté atento! Los niños que no comen pueden tener problemas de peso y dentición. Por eso, intente al máximo estimular la alimentación sana en la infancia y, si la dificultad persiste, busque ayuda profesional.

La mejor hora para que los niños se acuesten

Muchos padres tienen dudas sobre la hora correcta que sus hijos deben dormir. ¿El ritmo de los niños debe acompañar la vida contemporánea o debemos mantener las mismas orientaciones de nuestros padres en cuanto a la hora de dormir para nuestros hijos?

childbed

Muchos expertos dicen que ese nuevo hábito de colocar a los niños en sus camas Box Spring 1 plaza después de las 22h los deja ansiosos y puede incluso provocar problemas de salud y de comportamiento, además de afectar el desarrollo de los pequeños. Por eso, es importante estimular que el niño se acueste más temprano, y toda la familia debe adaptarse al ritmo de el.

Además de afectar el desarrollo de los niños, el día a día de la familia es también afectado por el ritmo del niño que duerme temprano, pues el duerme más rápido. La hora que el niño más tiene sueño es cuando se oscurece, una vez que la melatonina (hormona que estimula el sueño al indicar para el cerebro que es noche) se produce de las 20h a las 21h30. Pasado ese horario, el niño se agita nuevamente, porque su cerebro entiende que ya pasó de la hora de dormir.

¿Cuál es la cantidad de horas necesarias para dormir bien?

En cada fase de la vida, debemos dormir una cantidad de sueño para nuestro bienestar. Los niños, por ejemplo, tienen que pasar el siguiente tiempo en sus camas Box Spring 1 plaza:

0-3 meses: el tiempo ideal de sueño varía de 14 a 17 horas;

4 a 11 meses: las horas de sueño recomendadas están entre 12 y 15 horas, pero el alcance puede ser más amplio, entre 10 y 18;

1 a 2 años: dormir de 11 a 14 horas al día, pero el rango a ser mantenido es de 9 a 16 horas;

3 a 5 años: dormir de 10 a 13 horas, no más de 14 horas y no menos de 8;

6 a 13 años: sueño de 9 a 11 horas, no inferior a 7 ni superior a 12.

Conoce la importancia de la ortopedia y traumatología infantil

El cuerpo humano se empieza a formar desde que el embrión se encuentra en el vientre materno, desde ese momento vive una evolución constante que si bien al nacer ya lo tienen preparado para habitar el mundo, aún no cuenta con la fuerza y resistencia que posee el cuerpo de un adulto.

El sistema musculo-esquelético de un niño requiere de cuidados para que se termine de formar y llegue algún día a ser como el de un hombre o mujer fuerte y autosuficiente. Las diferencias entre el sistema musculo-esquelético de un niño y el de un adulto no solo se tratan del tamaño.

En ellos hay discrepancias sólidas en cuando a desarrollo. El niño irá modificando frecuentemente su musculatura, sus palancas óseas (crecimiento de los huesos) y el rango de movilidad articular. Será un periodo de modificaciones, de aumento de masa muscular, adaptaciones y la adquisición de nuevas habilidades.

La traumatología infantil se encarga de tratar las lesiones que se presenten en el sistema musculo-esquelético del menor. Estas lesiones se pueden presentar en recién nacidos o puede tratarse de problemas que se desarrollan durante la primera infancia, por eso, si hay un trabajo constante y fluida relación de los especialistas con los padres es posible detectar complicaciones a tiempo y trabajar para que no representen un problema a futuro.

Una misma fractura puede ser abordada y tratada de diferentes maneras, según la edad del menor. Para eso se requiere de conocimientos específicos que diferencian a un traumatólogo infantil de uno para adultos.

Por su parte, la ortopedia infantil se encarga del monitoreo del menor, se harán los controles de columna, postura y ejes de piernas y pies. También hay una tarea de guiar a los padres en el tratamiento y pautas de prevención de las anomalía detectadas.