Cinco maneras de evitar la obesidad infantil

Cuando el tema es obesidad infantil, actuar en la prevención es prioridad. Después de todo, los bebés y los niños con hasta 12 años con sobrepeso hoy tienden a convertirse en adultos obesos mañana, con mayor probabilidad de adquirir problemas de salud relacionados con el exceso de peso, tales como la hipertensión, el colesterol alto y la diabetes.

Descubre cinco maneras de evitar la obesidad infantil:

1. Converse y familiarice el niño con alimentos saludables.

Puede parecer difícil, pero llevar al mercado para hacer compras saludables, dejar que ayude a cocinar alguna receta y mostrar la importancia de los alimentos saludables en ese tiempo, puede ayudarle a despertar más interés por la alimentación sana.

2. Evite distracciones a la hora de la comida.

Evite la televisión, la computadora, el celular y los videojuegos a la hora de la comida. Alimentarse mirando la televisión, por ejemplo, distrae y el niño acaba comiendo más.

3. El ejemplo es todo.

Hacer ejercicios y controlar la alimentación con los hijos es la mejor manera de animarlos a tener una vida más sana. Jugar, andar en bicicleta, entre otras actividades, además de divertidas, estimulan la práctica de ejercicios. Los padres de un niño obeso, deben tener aún más cuidado con ese aspecto.

4. Cuidado con las bebidas.

Intente incentivar al consumo – para los niños de más de seis meses de edad – de agua, leche y pequeñas cantidades de jugos naturales, en sustitución de los refrescos, jugos artificiales y demás bebidas que contengan azúcares y otras composiciones perjudiciales para la dieta y la salud.

5. Sueño equilibrado.

Dormir bien también ayuda a combatir la obesidad infantil. Esto porque algunos estudios han indicado una relación entre pocas horas de sueño y la obesidad en los niños. Es importante recordar que, de todos modos, dormir lo suficiente y con calidad es saludable para todos las personas.