Niños: la importancia del contacto con la naturaleza

Las familias que viven en los grandes centros urbanos, pueden privar los niños al contacto con la naturaleza, lo que puede afectar su desarrollo.

Tecnología, vídeo juegos, tablets, smartphones con vídeos y los dibujos animados en el televisor, pueden mantener la atención de los niños por la intensidad de los colores, sin embargo no traen la misma interacción y aprendizaje que el contacto con la naturaleza.

Empezar el cuanto antes

Sea en coches, sling o cuando empiece a dar los primeros pasos, el contacto con la naturaleza por medio de paseos en parques, por ejemplo, debe empezar el más temprano posible. https://encrypted-tbn0.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcRAYCDXml7KdLJYzg0LzgNQbc3DdtQRzd1-RnOCEqUCYZGCd80U

Para tener una idea de su importancia, muchos artistas y personas creativas revelan que buscan la inspiración en olores y el contacto con la naturaleza, algo que incluso puedes remeter a su infancia.

Entre los beneficios del contacto con el verde está la ampliación de las actividades del cerebro, la creación de nuevas redes neuronales y el aumento de las conexiones entre las neuronas.

En contacto con la tierra, los animales, los colores y los sonidos de la naturaleza, aún que sean en sus coches, en brazo, entre otros, estimula que los niños desarrollen mejor sus cinco sentidos y descubran cosas nuevas.

Esto se debe a que el niño se apropia de la sensación de estar en contacto con la naturaleza y conduce a la experiencia. Para ellos, los beneficios van más allá de la salud mental, ya que se mueve en el suelo, por ejemplo, fortalece el sistema inmunológico y estimula la independencia.

Para los expertos, el contacto con algunos microorganismos es importante porque enseña al sistema inmunitario, todavía en desarrollo, a funcionar correctamente. Esto crea anticuerpos y mejora la resistencia. Además, el organismo es capaz de hacer frente a gérmenes, bacterias y microorganismos presentes en el medio ambiente.

Cómo hacer la primera viaje con el bebé

Sólo de pensar en tener que llevar bolsas, coche de paseo,  juguetes, pañales y todo lo que el cuidado de un bebé pide, muchos padres llegan a desanimarse para programar unas vacaciones. Algunos van tan lejos que prefieren quedarse en casa, antes que tener que preparar todo lo que necesitan llevar.

Pero en realidad, viajar con un bebé puede ser una experiencia única, inolvidable y llena de sorpresas. Un bebé no debe ser un obstáculo para viajar.

Descubre algunos consejos para hacer una primera viaje tranquila con el bebé:

Viajar es la mejor inversión que cualquier persona puede hacer en la vida. Padres no deben dejar de viajar, sino que as veces sólo elegir nuevos destinos, más tranquilos e ir ajustando las aventuras a las necesidades del bebé.

http://www.paisefilhos.com.br/wp-content/uploads/img/materias/materia/istock_000010714145medium_010513180237.jpg

Cuando tienes un bebé, un viaje debe estar bien planificado y sin improvisaciones. La seguridad y la protección del bebé deben ser lo primero. Debe elegir un destino que ofrece las condiciones adecuadas para el pequeño, como locales ideales para descansar, alimentar y entretener de alguna manera. Playa o montaña, son buenos destinos, pero siempre pensar en un lugar que no ponga en peligro la salud y el bienestar del bebé.

Los detalles del viaje son muy importantes. Hay que prestar especial atención al equipamiento para bebés y organizar todo lo necesario. Coches de paseo, bolsos, pañales y todos los accesorios deben ser pensados para el clima, tiempo de viaje, entre otros. Debemos tener en cuenta que el bebé va a necesitar ropa apropiada y adecuada a la temperatura del destino que los padres desean ir de vacaciones.

Bebés

Recuerde que los bebés son más sensibles y que requieren de ropa extra, ya que pueden conseguir más ropa sucia de lo que podemos imaginar. También debe incluir una gran cantidad de pañales, un juguete, cremas, etc.

Comida

Además de la ropa, la comida es otro punto importante. No sólo se recomienda que se tome a la edad indicada para la leche, sino que también debe respetar sus horarios de alimentación y el sueño.

Remedios

Un elemento muy importante son los remedios. Vale la pena tomar un kit de primeros auxilios específicos para los bebés. Puede pedir ayuda a su pediatra para saber qué tomar en el caso. Otra cosa es llevar siempre el calendario de vacunas al día y también los documentos y seguro al bebé.

Si viaja en coche, no se olvide de poner al bebé en el silla específica para su edad y en el asiento trasero, acompañado por un adulto. El bebé nunca debe ir en coche de paseo o en los brazos de otra persona.

En los brazos, sólo en los aviones, especialmente durante el despegue y el aterrizaje, es más relajado y no se sienten los incómodos los cambios de presión. Si está viajando a lugares distantes, lo mejor que se puede viajar en avión.

Antes de hacer la reserva del vuelo, los padres deben avisar a la empresa que va a viajar con un bebé y necesitan un asiento con más espacio para las piernas. Con esos consejos, viajar con el bebé va a ser una experiencia única e inolvidable.

La primera vez del bebé en la playa

En el primer embarazo siempre tenemos muchas preguntas y una de ellas es si debemos y cuando podemos llevar el bebé por primera vez a la playa. La respuesta es que sí, incluso siempre y cuando tome las precauciones para proteger a su hijo del sol y el calor.

http://cdn.doutissima.com.br/wp-content/uploads/2014/01/praia11.jpg También es necesario planear y llevar ciertos elementos de “supervivencia” indispensables cuando se viaja con niños pequeños.

Conoce algunos consejos que te ayudarán en ese paseo:

¿Hasta qué hora puedo permanecer en la playa?

Evitar la exposición al sol del bebé entre 10h y 16h (11h y 17h durante el verano), debido a los efectos nocivos de los rayos ultravioleta en la piel.

Una idea es aprovechar que los bebés generalmente se levantan temprano y caminar en un momento en que la playa es por lo general más vacío y silencioso.

Los médicos también recomiendan que los bebés menores de un año no reciban más de la mitad de una hora de exposición a la luz solar directa, incluso en el mismo comienzo de la mañana o por la tarde. Por eso es tan importante llevar un coche paragua y un guarda sol.

Acuérdate que se además del coche paragua y un guarda sol, tienes la opción de permanecer debajo de un árbol.

El bebé tiene que usar traje de baño?

La ropa de playa más elegante para un bebé es casi desnudo! Dejar el pañal o simplemente poner una camisa de algodón delgada si su hijo tiene una piel muy clara. También hay camisetas y gorras con especial protección a los rayos del sol.

Pase protector solar en todo el cuerpo del niño, a la cabeza, los pies y las orejas. En el cuero cabelludo, así como el pelo es fino (si la hay) para no evitar quemaduras. Use protector solar incluso en días nublados porque la neblina también se quema.

Si su hijo es aún más nuevo que seis meses, tenes que mantenerlo casi todo el tiempo a la sombra, con una ropa ligera.

Los expertos no recomiendan a los niños menores de 6 meses usar bloqueador de sol, debido a la sensibilidad de la piel.

Dejar el traje de baño del bebé es un poco arriesgado, ya que puede haber un estallido desagradable de caca. Usted puede sacar el traje de baño durante breves períodos en los que está entrando en la piscina chica. A continuación, volver al pañal.

No permita que el bebé permanezca desnudo en la arena. Todavía es pequeño y más susceptibles a infecciones fúngicas y las infecciones por microorganismos.

¿Qué puede comer?

A pesar que playa y golosinas son casi sinónimos, los pediatras dicen que lo mejor es evitar dar comida de puestos y vendedores ambulantes, incluyendo paletas, helados, especialmente cuando son de marcas desconocidas.

Lo más seguro es llevar a la playa, en una bolsa térmica con hielo, comida y bebida de la casa (o un hotel).

Los primeros paseos del bebé

Desde muy joven, el bebé se beneficia de pequeños paseos y actividades en parques y campos. Sólo es necesario tener criterio en la elección y duración del programa para no perturbar la pequeña rutina.http://cdn5.mamaeonline.com.br/wp-content/uploads/2014/01/passeio-com-bebe-620x413.jpg

Echa un vistazo a los consejos y pasea con tu pequeño:

Principales destinos

Al tercer mes, no todos las salidas son seguras. En esta etapa, el bebé aún no ha tomado las principales vacunas y lo mejor es evitar las aglomeraciones y espacios cerrados, tales como supermercados, centros comerciales, restaurantes e iglesias.

Las enfermedades respiratorias son las mayores amenazas de la época. En un recién nacido, cualquier gripe transmitida por un adulto se complica con facilidad y puede progresar rápidamente a la neumonía, por ejemplo.

Parques y casas de familiares cercanos terminan siendo buenas opciones para estos primeros recorridos. Poco a poco, a partir del tercer mes, se puede ampliar la gama de opciones, incluyendo una caminata a un centro cultural o en la casa de un amigo y así sucesivamente. En el sexto mes, su bebé puede prepararse para programas y viajes cortos.

Cómo deben ser los primeros recorridos de los bebés

Tenga en cuenta el clima y el coche que llevas. El coche paragua es práctico y además de proteger de la lluvia, también protege del sol. Acuerdese que el coche paragua es recomendable para bebés que ya pueden sentar.

Los padres también siempre deben llevar una bolsa con botellas de agua, mamadera pañales y cosas que encuentren esenciales.A menos que vaya a la pequeña plaza en la esquina de su casa, en todos los tours es importante llevar un kit con los elementos esenciales para alimentar al bebé y hacer su higiene. No inesperadamente, asegúrese de que la bolsa de viaje contiene:

– Cambiador portátil;

– Pañales desechables;

– Toallas para bebés;

– Ungüento o crema para la dermatitis del pañal;

– Un cambio completo de ropa;

– Mamadera (si no está amamantando);

– Babero;

– Pañales de algodón;

– Uno o dos de los juguetes favoritos del niño.

Garantice la comodidad del niño

Siempre que sea posible, optar por dejar la casa en períodos del día cuando la temperatura es fresca y asegúrese de que el niño no pase frío niño. La orientación es usar una pieza a más de que los adultos están usando.

Pero si las manos o los pies del bebé son fríos, es necesario reforzar la protección.En los días de baja temperatura, por ejemplo, se debe cubrir el coche con una manta o una sábana.

En los paseos al aire libre, evitar la luz del sol llege directamente al niño. Cuando el niño tiene entre 4 y 7 meses, lo ideal es alternar las posiciones, lo que le permite explorar el entorno y al mismo tiempo tranquilizar a la proximidad de los padres. A partir del octavo mes, prefieren dejar reposar mirando hacia fuera para que su pequeño explorador observe mejor el paisaje circundante.