Cinco maneras de evitar la obesidad infantil

Cuando el tema es obesidad infantil, actuar en la prevención es prioridad. Después de todo, los bebés y los niños con hasta 12 años con sobrepeso hoy tienden a convertirse en adultos obesos mañana, con mayor probabilidad de adquirir problemas de salud relacionados con el exceso de peso, tales como la hipertensión, el colesterol alto y la diabetes.

Descubre cinco maneras de evitar la obesidad infantil:

1. Converse y familiarice el niño con alimentos saludables.

Puede parecer difícil, pero llevar al mercado para hacer compras saludables, dejar que ayude a cocinar alguna receta y mostrar la importancia de los alimentos saludables en ese tiempo, puede ayudarle a despertar más interés por la alimentación sana.

2. Evite distracciones a la hora de la comida.

Evite la televisión, la computadora, el celular y los videojuegos a la hora de la comida. Alimentarse mirando la televisión, por ejemplo, distrae y el niño acaba comiendo más.

3. El ejemplo es todo.

Hacer ejercicios y controlar la alimentación con los hijos es la mejor manera de animarlos a tener una vida más sana. Jugar, andar en bicicleta, entre otras actividades, además de divertidas, estimulan la práctica de ejercicios. Los padres de un niño obeso, deben tener aún más cuidado con ese aspecto.

4. Cuidado con las bebidas.

Intente incentivar al consumo – para los niños de más de seis meses de edad – de agua, leche y pequeñas cantidades de jugos naturales, en sustitución de los refrescos, jugos artificiales y demás bebidas que contengan azúcares y otras composiciones perjudiciales para la dieta y la salud.

5. Sueño equilibrado.

Dormir bien también ayuda a combatir la obesidad infantil. Esto porque algunos estudios han indicado una relación entre pocas horas de sueño y la obesidad en los niños. Es importante recordar que, de todos modos, dormir lo suficiente y con calidad es saludable para todos las personas.

3 señales de que el niño está desarrollando obesidad infantil

La obesidad infantil es un problema recurrente actualmente y algunas prácticas de los padres o apoderados pueden contribuir para el crecimiento de esa tasa.

Descubra tres comportamientos que pueden estimular la obesidad infantil:

Lactancia materna insuficiente

Cada período de 3 a 7 meses en el tiempo total de lactancia materna reduce en un 6% el riesgo de desarrollo de obesidad. Por lo tanto, los bebés que dejan de mamar temprano tienen mayor propensión a la diabetes

La práctica de la lactancia materna es uno de los factores más importantes para la protección contra la obesidad futura.

La leche materna tiene una serie de sustancias que controlan la saciedad, tiene una composición ideal y variable ajustada a las necesidades nutricionales del niño en cada fase.

Introducción incorrecta de alimentos en la dieta del niño

El niño debe comenzar a recibir nuevos alimentos complementarios a la leche materna a partir de los 6 meses de vida.

Estas comidas deben ser preparados para el niño con variación de alimentos. El niño puede comer la misma alimentación de la familia, pero con el cuidado de garantizar que tenga una alimentación sana.

Cuando se introducen alimentos inadecuados – grasosos y con azúcar – para el niño de 1 año, el tendrá dificultades para aceptar los alimentos saludables.

Hábito familiar de alimentarse mal

El adulto tiene que dar el ejemplo. Es prácticamente imposible que un niño huya de la obesidad o del sobrepeso cuando tiene padres que ingieren alimentos grasos, jugos artificiales y olvidan la existencia de frutas y verduras.

Además de vivir sano con alimentación y hábitos saludables, es importante no tener golosinas de fácil acceso para los niños y estipular algunas reglas en cuanto a las comidas grasosas y dulces, además de alimentos y bebidas artificiales.

Incentive el placer de su hijo por la vida sana

La actividad física es importante en todas las edades, en especial para los niños, ya que es en esa fase que despertará el interés por algún ejercicio.

Es importante exponer al niño a diversas actividades, sólo así tendrá la oportunidad de escoger algo que le guste.

Además de alejar el niño de la obesidad infantil debido a la quema de calorías y energía, las actividades hacen con que el niño también tenga interés en actividades importantes para su desarrollo como un todo.

Cómo evitar la obesidad infantil

evitar_obesidadinfantilLa obesidad en la etapa de la infancia es algo muy común en estos tiempos, no por nada se han implantado medidas de salud que evitan que se vendan golosinas en los colegios o los sellos negros que se han implantado en todos los alimentos anunciando si son “alto en calorías”, “alto en sodio” “alto en grasas saturadas” y “alto en azúcares”. No obstante de igual manera debemos cuidar a nuestros niños en casa, inculcándoles conductas saludables para que se acostumbren a llevar una dieta equilibrada.

Algunos consejos

Para evitar la obesidad infantil sólo se deben realizar pequeños cambios en casa, los que serán descritos a continuación:

-Debes procurar servir ranciones adecuadas para la edad de tu hijo y no darle la misma cantidad que un adulto, pues su estómago es más pequeño y no necesita tanta cantidad como tú.

-Mantén siempre una gran variedad de frutas en tu hogar  ya sean frescas como secas, además de pan o pastas integrales y hortalizas para que siempre tenga opciones saludables para escoger, y evitar “tentarse” con alimentos ricos en calorías como galletas o chocolates.

-Limite el consumo de carnes rojas, dejándola solo para algunas ocasiones y no para la ingesta diaria de alimentos.

-La leche es algo muy importante para el crecimiento de los niños, por lo que no puedes dejar de tenerla en tu hogar, no obstante puedes comprar bajo en grasas para que sea aún más saludable.

-Fomente la actividad física en su hijo, y una forma muy efectiva de hacerlo es inscribirlo en alguna clase de su agrado, o bien realizar ejercicio con él.

Es preciso mencionar que el mínimo de tiempo diario que deberían dedicar los niños a realizar actividades de intensidad de moderada es de 60 minutos para que sea efectiva.

-Junto con lo anterior, se debe limitar a 2 horas diarias el tiempo en que los niños ven televisión o juegan con sus computadores, porque promueve el sedentarismo y más aún si lo hacen comiendo porque al estar concentrados en ello, no se dan cuenta de lo que están comiendo.

obesidadEl preocupante aumento de la obesidad infantil en Chile en la última década

A finales de marzo, las estadísticas sobre obesidad infantil en Chile arrojaron cifras alarmantes. Esto por el estudio Mapa Nutricional 2016, realizado a cerca de 700 mil niños entre 4 y 6 años, que concluyó que más de un 50 por ciento de los menores tiene una condición de sobrepeso.

El escenario es de preocupación para la sociedad en su conjunto, porque los datos se duplicaron en la última década. Ya la Organización Mundial de la Salud en 2016 situó a Chile como el sexto país con los niveles más altos de gordura en la población, y como primeros en Latinoamérica.

Esta alza debe motivar una reorganización de las campañas de alimentación saludable, actividades deportivas y recreativas, así como normativas que limiten los contenidos de azúcares y chatarras en las comidas de los menores en recintos educacionales.

Implicancias psicológicas de la obesidad

obesidad-ANDROIDE

La obesidad es una enfermedad que aparentemente solo afecta a nuestro cuerpo en la parte física. Subimos de peso y nuestro cuerpo presenta una contextura en la que los kilos de más son evidentes. Esto produce que estemos más cansados y que nuestro organismo almacene grasa la cual puede producir graves consecuencias en nuestra salud. Sin embargo hay un factor de la obesidad poco conocido y que dice relación con la parte psicológica que involucra. En las siguientes prosas te contamos cómo afecta esta enfermedad nuestra autoestima, seguridad y estado mental en general.

Desarrollo personal

En primer lugar es importante destacar que cuando una persona es obesa sus capacidades intelectuales están intactas y esto no es sinónimo de ser un mal profesional o no estar preparado para enfrentar un desafío cognitivo. Sin embargo cuando tenemos peso de más todo a nuestro alrededor parece ser un doble trabajo. Tenemos menos energía y naturalmente preferimos la comodidad para desarrollar las tareas.

Autoestima

Asimismo el autoestima de una persona con obesidad tiende a ser menor ya que hay un patrón implícito en su inconsciente que le confirma que el resto puede hacer juicios sobre él por un evidente desorden alimenticio. No obstante este tipo de patrón lo desmotiva a desarrollar actividades sociales y produce que prefiera dejar de convivir con personas y cerrarse a conocer gente nueva.

Depresión

Lo peor de la obesidad es que puede conducir a una fuerte depresión ya que difícilmente nos sentiremos plenos si no estamos aprovechando la vida como debiéramos. El vacío puede ir perjudicando nuestros estados emocionales y acudir a la comida como un círculo vicioso de recompensa que si no se trata con especialistas puede ser fatal. Lo bueno de todo es que la situación es reversible y nunca es tarde para querer comenzar una vida más saludable, con más energía y con mayor fortaleza espiritual para enfrentar el día a día.