Obesidad infantil y sus consecuencias

obesidad-infantilMuchos niños adquieren desde muy pequeños los malos hábitos de alimentación, lo que trae como consecuencia un sobrepeso o una obesidad infantil. Lo cual es muy preocupante debido a la corta edad y las terribles enfermedades que se asocian a la obesidad.

Las consecuencias de la obesidad en los niños, fruto de la acumulación de grasa en el organismo van desde el desarrollo de una diabetes hasta problemas cardiacos. Sin embargo, no sólo afecta a nivel físico a los niños tener un problema con el peso, deriva en trastornos psicológicos durante la adolescencia.

Siempre se pensó que el problema de obesidad era una enfermedad específica de los adultos, pero la verdad es que en la actualidad los niños están alcanzando niveles alarmantes de sobrepeso y problemas de salud como consecuencia de la obesidad.

Enfermedades

Un niño con obesidad infantil, tiene complicaciones de salud y enfermedades que no deberían padecer mucho menos tan pequeños.

  • Problemas con los huesos y articulaciones

  • Dificultad para desarrollar deporte u otro ejercicio físico

  • Alteraciones del sueño

  • Dificultad para respirar y cansancio excesivo

  • En las niñas, padecen de una madurez prematura relacionado con los ciclos menstruales

  • Hipertensión, colesterol, enfermedad cardiovascular

  • Disturbios hepáticos

  • Problemas cutáneos

  • Diabetes

Sin embargo, un niño obeso no debe convivir tan solo con las molestias físicas que trae el padecer de un sobrepeso crónico, en lo psicológico también le trae consecuencias.

  • Depresión

  • Baja autoestima

  • Aislamiento social

  • Discriminación

  • Trastornos en bulimia y anorexia nerviosa

Para los especialistas, es vital que los padres se preocupen de la alimentación de sus hijos, lo ideal es que no se consuman grasas saturadas y azúcares en exceso durante la infancia, ya que la obesidad persiste en la adolescencia y de no tratarse a tiempo, será arrastrada a la adultez donde las complicaciones serán considerables, al punto del peligro de muerte.

 Cómo ayudarlos

Para poder ayudar a un niño con sobrepeso hay que hablarles sobre la situación para que puedan percibir que lo que hacen es perjudicial para su salud y comenzar con hábitos de alimentación saludables. Una de las formas de hacerlo es equilibrando las calorías comiendo alimentos que brindan una nutrición adecuada, y los padres o cuidadores pueden preparar versiones más saludables de los platos favoritos del niño, reduciendo al máximo las tentaciones de alto contenido calórico, reduciendo las grasas y permitiendo que solo de vez en cuando consuman golosinas.

Algunos ejemplos de alimentación saludable son:

-Reemplazar las bebidas azucaradas por agua

-En las comidas sirva porciones adecuadas para un niño e incluya variedad de frutas, verduras y productos integrales.

-Elija carnes magras y pescados, además de porotos y lentejas.

Anime al niño a mantenerse activo reduciendo el sedentarismo de los juegos de computadora e incentivándolo a entretenidas actividades como por ejemplo natación, bailar, jugar fútbol, saltar la cuerda, o bien simples caminatas a paso rápido.