¿Qué debo hacer si mi hijo se atraganta con comida o con un objeto?

tos_niñaLos niños son muy propensos a tener accidentes, debido a que no saben lo que es peligroso ni lo que puede causarles dolor, por lo que siempre debemos tratar de estar al pendiente de ellos. Sin embargo hay situaciones que no se pueden evitar, como por ejemplo que se atraganten con comida o con cualquier otro objeto o juguete pequeño que esté a su alcance.

La tos, el mecanismo de respuesta

Si percibimos que el niño se tragó algo y comienza a toser, significa que estamos frente a una obstrucción parcial y debemos dejar que continúe haciéndolo para que pueda expulsarlo. Es de suma importancia que no comience a darle golpes en la espalda, tampoco darle algo de beber, ni menos comprimir su abdomen, porque se corre el riesgo de que el objeto extraño se mueva dentro del cuerpo, y que eventualmente el problema se transforme en una obstrucción total.

Si el niño continúa tosiendo y el problema no desaparece, o bien que nunca pudo toser, y está inconsciente, se debe llamar inmediatamente a emergencias y realizar 30 compresiones torácicas, y luego dos insuflaciones de aire en la boca, mientras llega el personal médico.

En el caso de que el niño se encuentre consciente, de igual manera se debe llamar a emergencias, y mientras llegan se debe colocar al niño de pie e inclinado, asegurándose de que la cabeza se encuentre más baja del cuerpo, luego se debe pasar una mano por sus axilas para que pueda sujetar su pecho correctamente, y con la otra manos debe darle 5 golpes en la parte alta de la espalda -entre los omóplatos-

En el caso de que no funcione, se debe proceder a realizar la maniobra de Heimlich (durante todo el tiempo que demore el personal de emergencias) , que consiste en ubicarse tras el niño y rodearle la cintura con los brazos, cerrando una mano y colocando el nudillo del pulgar por encima del ombligo. Se debe tomar el puño con la otra mano y realizar presión hacia adentro y hacia arriba, causando que se aumente la presión del tórax y por ende que salga el aire de los pulmones.