¿Es el primer día de clases de su hijo en el jardín?

jardinCuando los niños son pequeños los padres somos sus grandes guardianes, donde muchas veces tendemos a sobre protegerlos en extremo; lo que no es malo desde nuestra perspectiva, pero al momento de llevarlos al jardín infantil esto nos jugará completamente en contra y terminará siendo un sufrimiento doble: de los padres y del niño.

Pero enfrentémoslo, ninguna mujer está preparada para dejar a su pequeño hijo en manos de desconocidas, ni mucho menos el más importante, el niño. Es por eso que usted debe tratar de calmarse para no traspasarle el miedo a su retoño.

No olvide estos consejos:

  • En primer lugar debe conocer a las educadoras de párvulo y técnicas y dejar que el niño los vea juntos, con el fin de que este se tranquilice y usted pueda contarle las “mañas” o las características importantes de su hijo.
  • Converse con su hijo sobre el jardín, y hágale saber que es un lugar bueno donde aprenderá cosas nuevas y tendrá amigos de su misma edad para jugar.
  • Vaya con su hijo a comprar los útiles escolares como mochila, cuadernos y lápices; esto hará que se prepara mentalmente para la nueva etapa de su vida. Además debe darle la libertad de que elija los que él desee para que pueda sentirse seguro y bien consigo mismo.
  • Déjelo que haga sus propias cosas en el primer día, permítale que elija su atuendo, permita que ayude a empacar su colación/almuerzo, y así se sentirá parte del proceso. 
  • El primer día dígale que sólo estará unas horas en el jardín y que a la salida usted estará para recibirlo e irse a casa.
  • Para el momento de despedirse dele un gran abrazo, un beso y una sonrisa en la puerta de la sala de clases, despídase con mucha seguridad y márchese. Evite demostrar dudas y sobre todo, que se dé cuenta de tu pena porque de lo contrario lograrás que él se sienta inseguro y comience a llorar.
  • Permítale que lleve su juguete preferido, para que se sienta protegido y feliz con un vínculo afectivo que le recuerda su hogar y familia.
  • Póngase en el lugar del niño y demuéstrele que no hay por qué tener miedo de lo desconocido, y por sobre todo no deje que se dé cuenta que usted está más asustado que él por dejarlo solo, porque su hijo podría darse cuenta y  reaccionar de la peor manera.
  • Tómelo con calma, no planees hacer nada cuando salga de la jornada porque como es el primer día, lo más probable es que el niño vuelva agotado, por lo que lo más recomendable es que sencillamente hagas una once/cena rápida y lo pongas a dormir un rato para que se recupere. Y durante el resto del día solo conversa a cerca de lo que experimentó fuera de casa. Y sé optimista a cerca de todo lo que te diga, porque tendrán muchos días más en la escuela que posteriormente deseará compartir contigo con la misma emoción.

Este es un paso muy importante para los niños, y es tarea de los padres ayudarlos a mantener la calma. Recuerde que el jardín infantil es su primera responsabilidad, que los ayudará a crecer como personas y ser grandes en la vida.

A 150 años de la educación parvularia

parvularia

Hace 150 años se abrió la primera escuela de párvulos pública del país que funcionó en nuestro país. Por lo mismo es que este es un mes muy importante para esta disciplina, que se mantiene vigente en el tiempo, producto de su importancia en la formación de los niños de hoy y adultos del mañana.

Sin embargo, es bueno echar un vistazo y hacer un repaso por la historia de esta disciplina, que no siempre cumplió con los mismos objetivos que tiene en la actualidad. Por ejemplo, ha variado desde combatir la desnutrición, centrarse en el cuidado a enfocarse en la educación y siempre ha ocupado el juego como estrategia de aprendizaje central, ya que es la forma natural en que los niños y niñas se desarrollan y relacionan con el mundo.

Es por esto que es el momento preciso para reconocer y valorar el rol de agentes de cambio social que tienen educadores y técnicos quienes, junto a las familias, son los primeros educadores de niños y niñas. De allí la necesidad de seguir avanzando en su permanente formación, ya que es en esta etapa de la vida cuando los niños desarrollan sus habilidades para toda la vida. Es además, un año especial donde la Reforma para la Educación Parvularia reconoce al nivel como base de la educación chilena, brindándole un lugar protagónico que posiciona a la primera infancia en el eje de las políticas públicas. Por ello es que es fundamental avanzar en la calidad hacia un acceso universal, independiente del nivel socioeconómico que se ostente, entendiendo a la educación parvularia como un derecho que tiene la sociedad.

Es necesario, por último, reflexionar acerca del camino que ha recorrido la Educación Parvularia, analizar sus progresos y desafíos para dar importancia que merece a los primeros años de vida, así como volver a tomar conciencia sobre el impacto que tiene el aprendizaje a través del juego para el desarrollo pleno de niños y niñas.