Cómo evitar el consumismo en niños

Quién tiene hijos siempre corre el riesgo de escuchar pedidos como “¿compra para mí?” o “yo quiero”. Y si hacemos caso a todo eso, el niño no sólo terminara con un closet lleno de ropas sin uso y muchos juguetes, sino que también aprenderá practicas consumistas muy prejudiciales. consumo

Con tantos propagandas vehiculadas en los diversos medios de comunicación, el incentivo al consumo se ve cada vez más aflorado. Pero los padres deben estar atentos a las voluntades de los niños para no promover el consumismo.

Sin la orientación de los padres, el hijo puede ser conducido por los medios que tienen interés financiero en tener un retorno efectivo con su anunciante. De esta forma, los niños pueden ser perjudicados por el estímulo del “comprar para ser feliz” o sea, priorizar mucho más el “tener” que el “ser”.

Atención, padres: educación financiera se enseña con el ejemplo

Consciencia en el consumo es urgente. Por eso, existe la necesidad de toda la familia saber mantener patrones de consumo equilibrados, no haciendo de las compras, un ocio o costumbre.

Por eso, antes de todo los padres tienen que observar sus valores. Todos sabemos que los niños aprenden observando su alrededor y no subestime su inteligencia: si tienes valores consumistas ellos lo sabrán y reproducirán.

Por eso, es necesario entender que la educación tiene un poder fundamental para pasar los valores que deben ser más espirituales, más humanistas, en el sentido de preocuparse por el otro y por el mundo en que vivimos.

En vez de permitir que la impulsividad por llenar el closet de ropas y la habitación con juguetes, es preciso promover la conciencia de que mantener el equilibrio en los gastos es necesario para todas las personas desde temprana edad.

Estimule la critica en su hijo

Para evitar que el hijo se convierta en alguien comandado por las necesidades de consumo, hay que transformarlo en un ser crítico, que sea capaz de reflexionar: no voy a hacer eso, porque estoy siendo inducido para hacerlo.

Además, una de las mejores formas de alejar el pequeño de una realidad consumista, es pasar más tiempo con el, en momentos placenteros de interacción, que no sean influenciados por los medios de comunicación. Visitar parques, exposiciones recomendadas para la edad o simplemente sentar a dibujar juntos, son actividades que estimulan los niños y no necesitan de mucho.

Cómo enseñar tareas domésticas a los niños

Cuando nacen, nuestros hijos dependen para hacer casi todo lo que necesitan para sobrevivir: desde la alimentación, hasta la higiene. A medida que van creciendo, vamos a enseñarles a dormir solos en su cama, comer solos, entre otros.

A los pocos, necesitamos enseñar a los pequeños una habilidad que garantizará su supervivencia: autonomía. Y eso es una actitud que parte de ellos. Observa en cómo los bebés que ya tienen un cierto control sobre sí intentando coger y pasar la pomada solos y imitando ciertos comportamientos nuestros. No buscar esa independencia es señal de que algo no va bien. dadson

Por eso, el cuidado de sí mismo es algo que debe ser enseñado en el día a día, con ejemplos y estímulo para hacer que su hijo ayude en casa.

Algunos consejos para comenzar a enseñar las tareas domésticos:

1 – Descubre lo que a ellos les gusta hacer

Dar cierta libertad a los hijos para que busquen su trabajo es fundamental para alcanzar el objetivo y principalmente para una relación armoniosa.

2- Trace una rutina

La rutina de la casa y de la familia es lo que hace que todo se organice mejor. Estipular horarios para ir a la cama, comer, para jugar y para la obligación puede evitar que el niño o el adolescente se sienta perdido o sobrecargado.

3 – Muestre posibilidades

Lavar o secar platos suele ser el gran fantasma para los hijos. Opte por mostrar otras posibilidades a ellos como enseñar a preparar un plato que la familia consuma con frecuencia. Así que usted puede estipular que, aquel día de la semana, quien cuida del almuerzo es él.

4 – Juguetes esparcidos

En cuanto a los juguetes existe una técnica que funciona muy bien. Juega y guarda. Los padres pueden incluso ayudar en el caso de niños pequeños, pero es importante que ellos aprendan que después del uso todo debe volver a su lugar.

5 – Ropa por la casa

Una de las mayores molestias de los padres es cuando los niños o adolescentes dejan ropas dispersas por la casa. Una sugerencia para estimular la disposición es exactamente lo contrario de la organización: ¡intente dejarlas exactamente en el mismo lugar! Esto sirve para que su hijo no tenga más que vestir cuando sea necesario. En cuanto llegue el momento, él mismo hablará sobre el asunto y dará apertura a una buena conversación.

Cómo estimular el aprendizaje de tus hijos

La educación forma parte fundamental del desarrollo de las personas. Por ello, sobre todo en la etapa preescolar, y también durante su escolaridad, debemos preocuparnos constantemente de fomentar la adquisición de conocimientos en nuestros hijos, encontrando alternativas para que, desde pequeños, entiendan la importancia de asistir a la escuela. Sin embargo, es necesario encontrar la forma de hacerlo de una manera entretenida y que llame la atención de los niños, para que no se sientan agobiados por las obligaciones asociadas al estudio.

Algunas medidas que permitirán la estimulación del aprendizaje en tus hijos son:

Realizando estímulos positivos

Durante la etapa infantil, es primordial reforzar los logros de los hijos. Por ello, ante buenas notas o ramos que les sean más fáciles de aprobar, se les debe demostrar que aquellas conductas son buenas y dignas de ser repetidas de manera constante, entregando algún tipo de recompensa. No sólo se trata de gratificaciones materiales, sino que lo primordial es mejorar su autoestima a través de mensajes positivos.

Combinar aprendizaje y juego

Jugar es parte importante de la infancia y para que el estudio se vuelva entretenido, se pueden generar instancias para combinar la diversión y el aprendizaje. De este modo, los niños no asumirán esta responsabilidad como una tarea aburrida o tediosa, sino que como algo que también puede llamar su atención y generarles ratos de distracción. Videojuegos educativos, programas de computación interactivos, libros con ilustraciones o juegos de mesa, basados en preguntas y respuestas, ayudarán a que esta tarea sea más fácil.

Fomentando su creatividad

Desde la escolaridad, la creatividad es uno de los aspectos que se debe potenciar en los infantes. Este atributo les permitirá encontrar diversas soluciones a problemas y conectarse con el mundo desde lo racional, pero también lo subjetivo. La imaginación de los pequeños puede ser desarrollada a través del actividades como el dibujo, la pintura, la escritura o la lectura, entre otras.

Apoyándolo constantemente en sus ratos de estudio

Por muy disciplinado, responsable e inteligente que sea un pequeño, necesita del apoyo de sus padres, Lo anterior, para recibir ayuda en aquellas materias que le son difíciles, solucionar sus dudas y sobre todo, que sienta el respaldo de su familia en los buenos y malos momentos, para que las frustraciones sean más fáciles de canalizar y desde pequeño entienda el valor del esfuerzo.

La escolaridad es un proceso de suma importancia, en donde los padres deben involucrarse de manera activa, para que el aprendizaje de sus hijos sea efectivo y genere frutos en su etapa adulta. Esto le permitirá acceder a mejores oportunidades a futuro, tanto a nivel educacional, profesional y laboral.

Qué tener en cuenta al elegir una psicopedagoga para tu hijo

Si a tu niño le cuesta concentrarse en la clase, o notas que ha disminuido notoriamente su rendimiento, debes poner atención ya que algo está pasando. Puede que esté siendo víctima de bullying e incluso que tenga alguna dificultad de aprendizaje, hiperactividad o déficit atencional. El paso que ahora debes dar es escoger a una buena profesional de la psicopedagogía, ya que ella hará un diagnóstico adecuado respecto a lo que está sucediendo y qué tratamiento debe dársele.

Para escoger bien a la especialista que verá a tu hijo, debes tener en consideración lo siguiente:

1. Recomendaciones: las redes sociales ponen a nuestro alcance gran cantidad de información, por lo que debemos aprovecharlas para nuestro beneficio. Muchos profesionales promueven sus servicios valiéndose de ellas y no son pocos quienes dan su opinión respecto a lo obtenido. Por eso, no dejes esta decisión al azar e infórmate, googlea, facebookea y pide consejos. Seguro llegarás hasta la especialista adecuada.

2. Confianza: entre las recomendaciones que recibas, un aspecto relevante es que se trate de una profesional confiable, capaz de crear vínculos de respeto y cercanía con el niño, logrando que éste “se abra”. Asimismo, es importante que lo que escuche no lo divulgue ni tampoco juzgue. Debe ser imparcial, afable y con disposición para llegar hasta la raíz del asunto.

3. Dinamismo: sabido es que los niños se aburren muy fácilmente. Su mente vuela en forma veloz y no sirven para oír largos sermones respecto a cómo deben comportarse. La mejor psicopedagoga será aquella que haga parecer la intervención un juego. Con ella, tu pequeño no sentirá que está siendo observado bajo una lupa, sino que se sentirá cómodo, alegre y motivado.

4. Rigor: así como la psicopedagoga debe ser entretenida y mantener al niño interesado, también debe conducirse con habilidad para dar a la evaluación la seriedad necesaria, y no permitir que el menor se disperse entre el juego y la “buena onda”. Para eso, debe llamar su atención y ser suficientemente firme, de manera que lo invite a concentrarse y sigan siendo tan amigos como siempre.

5. Colaboración: Quienes ejercen la psicopedagogía deben tener presente que su trabajo va de la mano al que desarrolla el establecimiento educacional y la misma familia. Por lo mismo, la interacción con estos agentes es fundamental para así lograr un proceso íntegro de óptimos resultados.

La psicopedagogía es la disciplina que se enfoca en el proceso de aprendizaje y sus eventuales dificultades. Por eso, un trabajo colaborativo con quienes la ejercen facilitará el fundamental camino por el que tu hijo transita. Busca en ella las herramientas e investiga sobre los “must” que deben tener quienes la ejerzan. Así, escogerás al profesional idóneo para el problema que tu pequeño experimenta.

El rol de una psicopedagoga dentro de una escuela

La Psicopedagogía es una profesión que estudia la injerencia de factores psicológicos en materias de desarrollo y aprendizaje. La carrera puede ser cursada en régimen tradicional o también como Psicopedagogía Vespertino, dependiendo de las necesidades del estudiante. Cabe destacar que el futuro profesional que elija la última alternativa deberá ser capaz de sobrevivir a un ritmo más exigente, ya que por lo general se opta por esta modalidad cuando el alumno trabaja durante el día.

Cuando los niños comienzan la etapa escolar deben adaptarse a compartir con sus pares y también al ritmo de enseñanza de un determinado colegio. La adquisición del conocimiento no se genera de igual manera en los infantes, aunque tengan edades similares, debido a una serie de factores como estimulación, reforzamiento temprano de conductas positivas, si cursó o no un preescolar, entre otras razones. Sin embargo, hay veces en que estas dificultades van más allá de temas circunstanciales y se relacionan con trastornos del aprendizaje.

Si se está frente a un caso de necesidades especiales de enseñanza, una psicopedagoga jugará un rol fundamental a la hora de integrar a los pequeños que aprendan a un ritmo más lento. Muchos de estos profesionales estudian Psicopedagogía Vespertino por distintos motivos, pero lo más relevante es que gracias a su formación pueden generar un cambio en cuanto a inclusión de estudiantes con capacidades diferentes.

El rol de la psicopedagoga, al interior de un colegio es de suma importancia. Ella detectará problemáticas asociadas al aprendizaje en los alumnos y desde ese diagnóstico ofrecerá técnicas efectivas y segmentadas para acercar la educación a los alumnos con necesidades especiales (siempre teniendo en cuenta que todos los casos son distintos).

Una psicopedagoga no es una enemiga, sino más bien una aliada que ayudará a los padres a entender mejor las necesidades de sus hijos, les entregará herramientas para que puedan sobrellevar esta situación y también elaborará planes enfocados en conseguir avances que permitan al niño asimilar correctamente el conocimiento.

Algunas características del rol de la psicopedagoga en el colegio

  • Ayuda a derribar mitos sobre los trastornos del aprendizaje
  • Integra a los niños, sin importar su capacidad intelectual, desterrando la discriminación entre compañeros
  • Permite a los padres entender de qué forma se tratará este trastorno
  • Encuentra maneras lúdicas para fomentar el aprendizaje en infantes
  • Permite que este tema deje de ser tabú y se asuma como algo natural
  • Logra detectar las habilidades de cada estudiante, incluso de aquellos que van a un ritmo más lento

Este tipo de profesionales, hayan estudiado en modalidad diurna o Psicopedagogía Vespertino, juegan un rol clave al interior de una entidad educacional. Por lo anterior, los padres deben aprovechar la instancia de contar con ellos y sacarles partido a cada interacción.

La importancia de la educación preescolar

educación_preescolarLa educación de los niños pequeños es muy importante, porque es la etapa cuando se hacen más conexiones cerebrales, pues se potencian todas las capacidades de los niños que están relacionados con la construcción de su identidad; con las habilidades para convivir con otros; donde además descubren las posibilidades de su mente y cuerpo,  ya que es cuando adquieren el lenguaje y aprenden a entender la cultura de su comunidad.

La educación inicial es la que busca promover el desarrollo integral de los niños tomando en cuenta aspectos como:

-El valor de compartir y aprender de los adultos que los respetan y protegen

-El respeto por sus distintos ritmos de desarrollo

-La importancia de explorar, jugar y crear

-El reconocimiento de sus habilidades e intereses

Formas de enseñanza

Jugar es una de las técnicas que se emplean para que los niños aprendan y descubran el mundo, ya que jugando se construye una idea de cómo funciona su entorno, aprenden a compartir sus deseos y sentimientos, a fortalecer sus vínculos con las personas, y a expresarse de mejor manera.

Al explorar y preguntar los niños son capaces de entender el mundo y lo que significa ser parte de él pues se dan cuenta que al intervenir pueden cambiar cosas de su entorno. Así como también al preguntar pueden ver el interés que tienen sus padres y educadores en ellos.

La lectura es algo que ayuda mucho al desarrollo cerebral de los niños, pues  cuando se les lee aprenden a ordenar su mente para contar cuentos o acontecimientos de la vida. Además cuando se les narran historias, aprenden palabras y sus significados para incorporarlas en su vocabulario. Es por esto que cuando los educadores o padres se sientan a leerles algún cuento, deben expresar emociones para que puedan entender los acontecimientos de la vida, provocando que puedan sentir empatía, conocer lugares y otras costumbres.

Sepa por qué es mejor la educación en ambientes rurales

estudiando_campoLa educación de los niños es algo muy importante, y es por ello que muchos gastan fortunas en colegios costosos para darle la mejor educación a sus hijos en las grandes ciudades, no obstante la calidad no pasa por eso, pues un ambiente natural y estilo de vida saludable son los que priman y benefician mayormente a los niños.

A continuación se brindarán una serie de razones por las que educar a sus hijos en un ambiente rural es mejor que hacerlo en las ciudades.

En primer lugar el ritmo de vida en el campo es más tranquilo que en las ciudades, lo que permite que el niño crezca en un lugar más seguro y sin las presiones de la ciudad, como por ejemplo el constante ruido de los automóviles.

Además el niño en un ambiente rural es capaz de establecer mayor comunicación -e incluso amistad- con los vecinos, algo que ayuda en el proceso de integración social del niño a la hora de asistir al colegio y de establecer amistades con sus compañeros. Esto sería impensable en un ambiente de ciudad, donde al vivir en edificios, nadie se saluda en los ascensores  e inclusive no se sabe quién vive al lado.

Bienestar y calidad de vida

Nadie puede negar que el sonido de la ciudad es desagradable, donde bocinas, ruidos de máquinas de construcción y personas enfadadas colapsan los oídos de cualquiera. En cambio, en las localidades rurales como San Fernando, por ejemplo cosas así no suceden, pues los ruidos que predominan son el de los pájaros y las hojas que chocan entre sí, lo que es algo muy beneficioso para los niños, pues los ayuda a ser más felices, calmados y a mejorar la concentración a la hora de estudiar sus materias del colegio.

La calidad de vida es otro punto importante, que beneficia enormemente a los niños en el transcurso al establecimiento estudiantil, pues los niños de campo pueden fácilmente ir en bicicleta, caminando y desarrollar actividades sanas en el transcurso en el camino, al contrario de lo que sucede en las grandes ciudades, donde el transporte es algo estresante e incómodo que termina por enfadar a cualquiera, haciendo que los niños lleguen a clase de mal humor.

 

La importancia de la etapa preescolar

parvulariaLa Educación Parvularia es el primer nivel de la vida escolar, es donde se desarrollan los hábitos, habilidades y  actitudes que le permiten desarrollar una personalidad equilibrada  y asumir responsablemente con éxito los diferentes roles en la adultez.

La educadora de párvulos debe ser una profesional con vocación, que sea proactiva e innovadora.  Debe ser capaz de asumir roles de planificadora, realizadora y evaluadora del niño y su entorno.

La educación preescolar busca que el niño desarrolle un sentido positivo de sí mismo, conozca y respete su cuerpo y sea capaz de expresar sus sentimientos. El menor debe ser capaz de asumir roles distintos en actividades que realicen las parvularias dentro de un aula, deben aprender a trabajar en equipo y resolver conflictos a través, del diálogo.

Este nivel de educación, es el primero del sistema educacional chileno y favorece en forma sistemática y pertinente, aprendizajes de calidad para todos los párvulos, a través de diversos organismos e instituciones.

  • Sala Cuna Menor: niño/as de 84 días y un año de edad.

  • Sala Cuna Mayor: niño/as entre 1 y 2 años de edad.

  • Nivel Medio Menor: niños/as entre 2 y 3 años.

  • Nivel Medio Mayor: niños /as de 3 y 4 años.

  • Primer Nivel de Transición: niños/as de 4 y 5 años.

  • Segundo Nivel de Transición: niños/as de 5 y 6 años.

Es importante saber que ningún niño debe saltarse la etapa de la preescolaridad, ya que es fundamental para su desarrollo intelectual y social en el futuro. Por lo tanto, la responsabilidad de que el niño asista al jardín y al colegio en los primeros años de vida, es rol fundamental de los padres.

¿Qué hacer si le teme al preescolar?

En primer lugar se deben aliviar los temores del niño sentándose a hablar con él antes de que comience, específicamente introduciéndolo gradualmente a las actividades que se desarrollarán en la sala de clases. Esto se puede realizar realizando visitas previas al establecimiento educacional para que el infante facilite la entrada a un territorio desconocido, además esto permitirá que el niño conozca al profesor, que usted le pregunte sobre cuáles serán las rutinas diarias y por sobre todo informarle al educador sobre las debilidades de su hijo, como por ejemplo que sea demasiado tímido o hiperactivo. Todo esto permitirá que su hijo se familiarice con el lugar, con las personas y que se pueda sentir a gusto cuando llegue el momento de comenzar con las clases.

Es muy importante que usted no se sienta culpable por dejar al niño llorando el día que comiencen las clases, pues los educadores están entrenados para lidiar con estas emociones y serán capaces de calmarlo, sobre todo si usted previamente  le contó sobre su personalidad.

 

Fallos más habituales al educar a un hijo

crianza

Convertirse en padres no es una tarea sencilla. Esto, porque el ser papás requiere de muchas responsabilidades y una de las más importantes es la crianza y la educación de nuestros hijos. Cuando se tiene un hijo es normal que surjan un sinfín de dudas sobre la manera en que debemos educar a nuestro niños, pero hay que tener claro que en más de alguna ocasión nos equivocaremos en cuanto a la gestión con ellos. Por lo mismo es que es bueno conocer cuáles son las fallas más comunes entre quienes educan a sus hijos para así no cometer los mismos errores.

  • No escuchar a nuestro hijo: Es bastante común que no le demos tiempo suficiente a explicarse o a expresarse, cortándoles, siendo autoritarios o dando por hecho lo que nos van a contar sin darles la oportunidad para ello. Por lo mismo es que tienes que tener paciencia.

  • No reconocer sus virtudes o puntos fuertes: Por lo general, muchas veces sólo nos fijamos en sus fallos o defectos para intentar corregirlos. No olvidemos de alabar sus puntos fuertes o lo que hace bien. El halago es una muy buena arma de educación.

  • Hay que respetar su personalidad: Cada niño es único y diferente. No tenemos porqué educarle para que haga lo mismo que el resto de los niños. Cada uno elige su camino, sus objetivos y propósitos, por lo que no todos los niños deben ser iguales.

  • Sobreprotegerlos: Este es un error bastante común. La sobreprotección se da por el temor de los padres a que les vaya a pasar algo. Hay que darle autonomía en su justa medida.

  • Acostumbrarlos a que les hagas todo: Estos son los padres que les siguen haciendo las cosas aún cuando ya pueden hacer las cosas por sí solos. A los niños hay que enseñarles a valerse por sí mismos, tienen una edad para aprender cada cosa y cuando antes lo aprendan mucho mejor.

  • Gritarles: Lamentablemente, recurrimos al grito mucho más de lo que deberíamos. Los gritos suelen acarrear muchas consecuencias negativas.