Niños que no comen: cómo solucionar este problema

Los niños que no comen no son una raridad, especialmente durante los cuatro primeros años. Sin embargo, es válido que los padres se esfuercen por mantener una alimentación completa y saludable de los más pequeños.

Reglas para convencer a comer y preservar la salud infantil:

niño

  • Hay algunas reglas que deben ser seguidas para no llevar a su hijo a encarar la comida como algo repugnante. Son ellas:
  • Nunca insista para que coma. Si no quiere más es porque no tiene ganas. Más tarde será ella a pedirle algo.
  • Decir siempre sí es incorrecto, porque no va a tener límites y siempre va a abusar de las golosinas fuera de las comidas. El ideal son seis comidas diarias: desayuno, una merienda, el almuerzo, la merienda de la tarde y la cena.
  • Amenazar con castigos y obligar al niño a comer sólo va a aumentar su repulsa en relación a la comida.
  • Jugar a la mesa haciendo aviones y carritos sólo sirve para los bebés. Los más viejos deben aprender que la hora de las comidas es algo serio y sobre todo donde deben respetar algunas reglas de buena educación.
  • No ceda si él dice que no le gusta algo sin probar, ni sustituir la comida cuando no le gusta. Es esencial comer un poco de todo.
  • Tenga atención a la variedad para ofrecer todos los nutrientes que el niño necesita.
  • Dé el ejemplo. Coma los mismos alimentos que él y prefiera las opciones saludables y coloridas.

Importante

Hay ciertos períodos durante la vida del niño en el que el apetito tiende a disminuir, ya sea a la hora del nacimiento de los dientes, debido a problemas emocionales con el nacimiento de otro hermano, la adaptación en la escuela o incluso períodos de desaceleración del crecimiento.

¡Todavía esté atento! Los niños que no comen pueden tener problemas de peso y dentición. Por eso, intente al máximo estimular la alimentación sana en la infancia y, si la dificultad persiste, busque ayuda profesional.

Cómo fomentar una alimentación sana en los niños

niñoLa alimentación de los niños es una preocupación constante para los padres, muchas veces esto se complica debido a que no los gusta un alimento y es imposible que éste sea incluido en su dieta diaria. Independiente de los gustos de los pequeños es importante tener en cuenta que ellos deben seguir una dieta balanceada con el fin de evitarles futuras complicaciones de salud.

Lo primero es que la alimentación sea variada y de acuerdo a la edad, a medida que crecen se les debe inculcar una dieta para comer saludable y esta debe ir evolucionando agregando nuevos alimentos. Es importante que se consideren 5 comidas diarias y que estas incluyan los alimentos establecidos en la pirámide básica potenciando, por ejemplo, el consumo de pescado, legumbres y carnes.

Lo que no puede faltar en la dieta de un niño

Algo fundamental en lo cotidiano es proporcionarles a los niños un buen desayuno, éste ayudará a que rindan mejor en el colegio. El desayuno debe contener; un lácteo como leche yogurt o queso, fruta y cereales.

Entre el desayuno y el almuerzo se debe consumir alguna ración pequeña de alimentos, alguna fruta o cereal a media mañana es lo recomendable. Los mismo entre el almuerzo y la hora de la cena. Esta última debe incluir alimentos livianos ya que estas grasas no se quemarán y una porción excesiva puedo conducir a obesidad.

Cómo enfrentar con el niño la alimentación

Es muy importante que desde que empiezan a comer solo no se debe tratar la comida como un castigo, todo lo contrario, debe hacer que ellos la vean como un premio sin que se convierta tampoco en moneda de cambio ya que no debe ser transable el comer o no.

Otro consejo es familiarizar a los pequeños con la elaboración de los platillos, hacerlos partícipe, dentro de los que se pueda, del proceso en la cocina, de esta manera se les puede ir orientando a  una alimentación saludable. En esta situación se les puede ir explicando porqué debe consumir ciertos alimentos y qué beneficios tiene para su salud.