Inmunología e reumatismo infantil

En la actualidad, cuando se habla de reumatismo nos estamos refiriendo a un grupo bastante extenso de enfermedades que afectan no sólo a las articulaciones, músculos, ligamentos y tendones, sino también a enfermedades en las que el sistema inmunológico está envuelto y ataca órganos como el cerebro, los riñones, el corazón, por ejemplo.

Inmunólogo infantil y reumatología

La mayoría de la gente piensa que las enfermedades reumáticas son exclusividad de la población adulta.

Sin embargo, las enfermedades reumáticas son vistas en la infancia siendo las más comunes la artritis crónica de la infancia, el lupus eritematoso sistémico, la dermatopolisiosis y las espondiloartropatías.

Estas enfermedades carácter crónico, provocadas por disturbios en el sistema de defensa del organismo, o sistema autoinmune. Por eso, deben ser tratadas por un inmunólogo infantil y especialistas en reumatología.

Estos casos requieren una evaluación de los especialistas, ya que ese tipo de enfermedad tiene potencial para dejar secuelas permanentes, pero si son precozmente bien tratadas, se permite al niño una vida prácticamente normal.

Otros reumatismos de este tipo que necesitan la atención de un inmunólogo infantil son las vasculitis y, más raramente, la esclerodermia infantil.

Infecciones

La presencia de bacterias en las articulaciones puede llevar a una forma grave de reumatismo que es la artritis séptica también en la infancia.

Las infecciones también están relacionadas con otra forma de enfermedad reumática, las artritis reactivas, donde la presentación clásica es un tipo de reumatismo muy conocido como la fiebre reumática.

Con mayor frecuencia, se manifiestan en esa fase síntomas involucrando el aparato músculo esquelético. En ese grupo se encuentran los famosos dolores del crecimiento y también dolores derivados de defectos ortopédicos y de mala postura, muy comunes.

La actuación de los profesionales de inmunología y de la reumatología en esta fase para el diagnóstico, tratamiento, educación postural y estimulación de la práctica de ejercicios físicos tienen un papel fundamental en la prevención de esas enfermedades de la fase adulta.

Inmunología infantil: lo que los padres deben saber

La Inmunología, como el nombre sugiere, es la ciencia responsable del estudio del sistema inmunológico y sus funciones. Se atiene al análisis de procesos relativos a la defensa del organismo contra agentes extraños y, de esa forma, permite la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de enfermedades y también de alergias.

El sistema inmune es complejo e involucra la relación entre tejidos, células y mediadores químicos, capaces de responder a la presencia de los antígenos. En la gran mayoría de los casos, los reconoce, enviando respuestas específicas a su neutralización, metabolización y eliminación.

En un nuevo contacto con el mismo antígeno, el sistema actúa de forma más rápida y eficiente y, en algunos casos, por crear resistencia a él, inviabiliza reinfecciones.

Esta ciencia es tan importante que, gracias a ella, pudieron ser desarrolladas las vacunas y enfermedades alérgicas y autoinmunes pudieron ser comprendidas.

Inmunología infantil

En el momento del nacimiento, el bebé cuenta principalmente con los anticuerpos que recibió de su madre durante la gestación. Con el paso de los meses, progresivamente, pierde esos anticuerpos y, hacia el noveno mes de vida, ya no puede contar con esa protección.

Por otro lado, progresivamente, el bebé empieza a tener contacto con diferentes agentes infecciosos presentes en el medio ambiente y pasa a formar sus propios anticuerpos. Los padres deben saber que, en ese período, los niños pueden desarrollar infecciones recurrentes, principalmente las virosis que comprometen el sistema respiratorio. Pero, con la maduración de las diversas funciones del sistema inmunológico, estas infecciones se vuelven menos frecuentes.

Para los niños con infecciones recurrentes, es necesario realizar algunas pruebas inmunológicas y de alergia. Los más frecuentes son el de dosificación de inmunoglobulinas y la investigación de inmunodeficiencias.

Algunos casos de inmunología son realizados en conjunto con la reumatología, para identificar y tratar enfermedades reumatológicas, como reumatismo, lupus, artrosis, osteoporosis, asma e infecciones.

La importancia de la neonatología

neonatologiaHay un profesional responsable del cuidado del bebé en el primer mes de vida: el pediatra neonatal. Especializado en el tiempo que comprende hasta 28 días de vida, es un médico que generalmente trabaja en la UTI Neonatal para el cuidado de bebés prematuros o con disfunciones, por lo que su presencia es muy importante.

El neonatólogo es el profesional que tiene una formación específica en los bebés con disfunciones que requieren cuidados especializados intensivos, como los prematuros. El primer minuto de vida es muy importante, pues el bebé puede tener secuelas para el resto de la vida si no recibe los cuidados necesarios.

Entre el primer y el quinto minuto de vida, el bebé recibe una nota que va de cero a diez con relación a parámetros en la intensidad de los latidos cardíacos, el tono muscular y la respiración. Si esta nota por debajo de 7, pueden surgir complicaciones.

El neonatólogo también es importante antes del nacimiento del bebé. El profesional conversará sobre las dudas que tiene toda madre primeriza, como por ejemplo: cómo debe hacer que el bebé gane peso, cómo y cuándo amamantar, los exámenes necesarios, entre otros. El recién nacido también hace una consulta en la primera semana de vida.

Prematuridad

Cuando un bebé nace antes de 37 semanas es prematuro y puede tener un mayor retraso en el desarrollo. Si es necesario ingresar en la UTI, el responsable de ser el neonatólogo. El tratamiento también ocurre en caso de fetos involucrando también fisioterapeutas, enfermeros y oftalmólogos.

En ese momento, el profesional también ayudará los padres a conocer la situación de prematuridad. Es posible que, al principio, ellos tengan miedo de acariciar, pues los bebés parecen muy frágiles debido a su pequeño tamaño.

Sin embargo, es muy importante que se establezca lo más precozmente posible un vínculo físico entre los padres y el bebé. Hablar y tocar al bebé facilita el desarrollo y ayuda a los padres a establecer vínculos afectivos. Dependiendo de las condiciones de salud, podrá alimentar, limpiar y cuidar al bebé.

Cómo sacar los hijos del internet

Algunas generaciones sufrieron con las reclamaciones de salir para jugar en la calle y volver todo sucio a casa. Un poco más adelante en la infancia de mucho de nosotros, la queja de los padres era que vivíamos frente a la TV. nina 3

En estos días actuales, nuestros hijos han encontrado un nuevo vicio para pasar el tiempo: smartphones, notebook, tablet y cualquier dispositivo que tenga acceso a internet.

Todo ese entretenimiento tecnológico viene compitiendo con la vida real de una forma injusta. Después de todo, sabemos que es difícil sacar a los pequeños del frente de esos aparatos y estimularlos a vivir la vida real.

Echa un vistazo a estos consejos que te ayudarán a sacar los pequeños del internet: 

Sugiera juegos sin conexión

Regala a su hijo un juego de mesa o un rompecabezas, ayuda el pequeño a crear un nuevo juego y juega con él. Todo eso además de ser entretenido, hará con que ustedes pasen tiempo de calidad juntos.

Si no funciona, también puedes optar por actividades al aire libre y deportes como un juego de baloncesto, por ejemplo.

Tenga libros físicos

De acuerdo con un reciente estudio de la Universidad de Harvard, gadgets para leer cómo el Kindle o las tabletas pueden afectar el sueño, incluso de adultos. Siempre es bueno tener varias opciones de libros para leer con los pequeños.

Es muy importante estimular la lectura desde temprana edad y percibir los gustos literarios del pequeño también es una manera de conocer su personalidad.

Distracciones

Si usted ve que su hijo se está más ansioso sin la tecnología, estimule conversaciones sobre música, deportes o películas educativas sobre temas que los interesan, alejados del notebook, por supuesto.

Si todo sale mal, desconecta el WiFi

Sí, la medida es extrema. Pero ver por el lado bueno, con el WiFi desconectado ellos mismos van a encontrar otra manera de distraerse usando la creatividad.

Bebés: sepa más sobre la intensidad de luz recomendada

La intensidad de luz recomendada para la habitación del bebé es un tema que causa mucha dudas en las mamas.

Actualmente, investigaciones demuestran que la exposición a la luz artificial por la noche no es buena para la salud, sea directa por medio de aparatos LED, entre otras. bebé

La presencia de luz en la noche perjudica la calidad del sueño y afecta el funcionamiento de nuestro reloj biológico interno.

La presencia o no de luz señala a nuestro cuerpo que es hora de dormir o de despertar.

Dormir bien

Para descansar y tener buenas horas de sueño, el ambiente debe estar oscuro, tan oscuro que no se pueda ver la mano en el frente. Cuando pensamos en la habitación del bebé, sabemos que s una luz para cambiar el pañal en medio de la noche es necesaria.

La recomendación es que esa luz debe ser bajita, o sea, nada de un LED potente. Además, el ideal es apagar esa luz siempre cuando los padres no estén presentes en la habitación del bebé.

Según una publicación de la Harvard Medical School, de mayo de 2012, la luz de cualquier color afecta la producción de melatonina y obstaculizará nuestro sueño. El estudio también comparó 6.5 horas de exposición a la luz azul y la luz verde de las mismas intensidades y concluyó que la luz azul es capaz de suprimir dos veces más la producción de melatonina que la luz verde.

La conclusión de estas investigaciones mostró que el mejor color, la que menos afecta nuestro reloj biológico y la que menos interfiere en la producción de nuestra hormona de sueño, es el color rojo.

Ahora, aprovecha que sabes un poco más sobre la luminosidad recomendada para nuestra salud y haz del ambiente de sueño de tu hijo un rincón acogedor para que tenga noches de sueños mejores y más tranquilas.

Cómo mejorar el sueño de niños autistas

Es sabido por la ciencia que la persona autista duerme menos que las demás. Lo que es relativamente normal en la vida de los adultos, también es habitual en la rutina de los niños.

Los motivos

sueno 3

1.Exceso de estímulos

Esto sucede por algunos factores, responsables de una noche completamente agitada y un cotidiano con total irritación a los pequeños. Una de las razones para ello es la dificultad que el niño autista tiene en la concentración a un solo estímulo. A menudo, la propia decoración de una cama americana o de la habitación puede contribuir a este cuadro.

Pero no es sólo eso, ya que los ruidos venidos de fuera e incluso de dentro de casa sirven como inducción para esa situación. La información sensorial les proporciona una enorme cantidad de estímulos, lo que lleva a los pequeños a tener dificultades para procesar todo y agitarse.

2. Dificultad para diferenciar lo claro y lo oscuro

Otro factor que influye en el sueño de los niños autistas es justamente el hecho de que parte de ellos presentan dificultad para diferenciar lo claro y lo oscuro. Esta condición ocurre debido a la falta de percepción de la luz por el propio organismo, que a su vez tiende a producir menos melatonina, un neurotransmisor cerebral que ejerce influencia sobre el sueño.

¿Qué hacer para mejor el sueño del niño autista?

En primer lugar, se debe buscar ayuda profesional para que haya la intervención necesaria en la vida del niño. Sin embargo, hay algunas sugerencias que harán esa tarea más simple para los padres de niños autistas.

  • Trate de dejar la habitación del niño menos decorada posible. Una cama americana simple, un ambiente más neutro en colores y objetos, tiende a no estimular tanto el pequeño durante la noche;
  • Evite los ruidos internos y externos;
  • Deje el lugar más oscuro posible, para que su hijo pueda descansar;
  • Alimentos como café, chocolate y té son estimulantes y deben evitarse para que el niño tenga un sueño más tranquilo;
  • Los ejercicios que estimulan la actividad física son excelentes, sobre todo durante la tarde. Así, el niño puede incluso dormir mejor durante la noche;
  • Uso de una medicación que realmente funcione para el caso presentado por el niño (sólo bajo orientación médica);
  • Evite dormir en la misma habitación que el niño, recuerde que cuanto menos estímulos haya, mejor será.

Es aconsejable que los padres observen atentos algunos síntomas y comportamientos presentados durante la noche (que dejan los pequeños agitados). La convulsión y la epilepsia también pueden se manifiestan por la noche, por eso, todo cuidado debe ser tomado.

Niños de 3-15 años: soluciones para problemas del sueño

No importa cuanto crezcan y cambien de colchones o camas. Existen niños que siempre presentan dificultad para dormir. Conoce los problemas más frecuentes y posibles soluciones que te ayudaran a superar ese obstáculo.  dormir mall

3-10 años

Es en esta fase que dejan de dormir la siesta, pero deben pasar 12 horas seguidas a dormir. Aparecen los trastornos del sueño que pueden perturbar momentáneamente el descanso nocturno.

Pesadillas, sonambulismo, terrores nocturnos, apnea

Las pesadillas son normales y se recuerdan al día siguiente. Deben ser explicados a los niños para que distingan entre lo real y lo imaginario. Los terrores nocturnos, por otro lado, la dejan completamente inconsolables, a veces a los gritos.

Cuanto más se intenta consolar, más la crisis se prolonga. Se trata de un despertar anormal en la fase del sueño profundo. Por eso al día siguiente, no recuerdan nada.

No quieren dormir solos

Es importante definir los límites y las rutinas al acostarse: vestir el pijama, lavar los dientes, mantener poca luz en la habitación o leer una historia, decir buenas noches y salir. Dejarlos dormir en la cama de los padres, no es recomendable.

10-16 años

A partir de este grupo de edad comienzan a querer acostarse más tarde. Las nuevas tecnologías, en general, son el mayor enemigo de un sueño perfecto. Los adolescentes debían dormir de ocho a nueve horas diarias. Si en el bebé se ha acostumbrado a dormir tarde, probablemente puede ser un adolescente con dificultad para dormir en las horas indicadas.

Jugar en la computadora

Incluso a esta edad, no deben tener computadoras o consolas en la habitación, ni tampoco libre acceso a estos aparatos. Ellos perturban el sueño y dificultan el adormecimiento.

Ver la televisión por la noche 

Jugar o ver la televisión a la hora de dormir, excita, activa atención y facilita la privación del sueño. Por eso, no lo deben hacer en los colchones de su cama, siempre afuera de la habitación.

Enviar mensajes y “chatear” hasta dormirse

Los padres tienen que imponer límites en el uso del celular. Una medida extrema será retirarles el aparato cuando llegué la hora de dormir.

Salidas de noche

Establecer una hora no muy tardía para llegar a casa después de una salida nocturna. Al contrario de lo que pensamos, no es durmiendo más al fin de semana que se compensa la falta de sueño.

La mejor hora para que los niños se acuesten

Muchos padres tienen dudas sobre la hora correcta que sus hijos deben dormir. ¿El ritmo de los niños debe acompañar la vida contemporánea o debemos mantener las mismas orientaciones de nuestros padres en cuanto a la hora de dormir para nuestros hijos?

childbed

Muchos expertos dicen que ese nuevo hábito de colocar a los niños en sus camas Box Spring 1 plaza después de las 22h los deja ansiosos y puede incluso provocar problemas de salud y de comportamiento, además de afectar el desarrollo de los pequeños. Por eso, es importante estimular que el niño se acueste más temprano, y toda la familia debe adaptarse al ritmo de el.

Además de afectar el desarrollo de los niños, el día a día de la familia es también afectado por el ritmo del niño que duerme temprano, pues el duerme más rápido. La hora que el niño más tiene sueño es cuando se oscurece, una vez que la melatonina (hormona que estimula el sueño al indicar para el cerebro que es noche) se produce de las 20h a las 21h30. Pasado ese horario, el niño se agita nuevamente, porque su cerebro entiende que ya pasó de la hora de dormir.

¿Cuál es la cantidad de horas necesarias para dormir bien?

En cada fase de la vida, debemos dormir una cantidad de sueño para nuestro bienestar. Los niños, por ejemplo, tienen que pasar el siguiente tiempo en sus camas Box Spring 1 plaza:

0-3 meses: el tiempo ideal de sueño varía de 14 a 17 horas;

4 a 11 meses: las horas de sueño recomendadas están entre 12 y 15 horas, pero el alcance puede ser más amplio, entre 10 y 18;

1 a 2 años: dormir de 11 a 14 horas al día, pero el rango a ser mantenido es de 9 a 16 horas;

3 a 5 años: dormir de 10 a 13 horas, no más de 14 horas y no menos de 8;

6 a 13 años: sueño de 9 a 11 horas, no inferior a 7 ni superior a 12.

Cómo cambiar la cuna por la cama

Hacer del cambio una gran cosa, a ser conmemorada es una de las primeras cosas que se puede hacer para tornar más agradable la experiencia de cambiar el niño de la cuna, para la cama. Puedes llevar su hijo a elegir sábanas nuevas, o animarle a contar para todo el mundo que tiene una cama nueva, de “niño o niña grande”.

Una idea es planear un día especial, con un paseo o hasta una fiesta para los abuelos. Si la cuna tiene que salir de la habitación, planea un paseo interesante mientras otra persona hace el cambio (todo en clima de animación). sleeping

Hay camas especiales para niños pequeños (algunas cunas se transforman en ese tipo de cama). La ventaja de la mini cama es que suele ser más baja, evitando caídas, y más acogedora. Pero dura menos, por lo que no se trata de un elemento esencial.

Si la cama de soltero que ya tiene en casa es muy alta, usted puede colocar rejas (atrapadas bajo el colchón) y dejar cojines o un edredón en el suelo, o colocar el colchón en el suelo.

Muchos padres les gusta colocar la cama en la habitación junto con la cuna, por un período, y esperar que el niño manifieste el deseo de dormir allí, normalmente comenzando con la siesta de la tarde. Hasta que llega el gran día en que el niño decide ir definitivamente a la cama nueva, y la cuna ya puede marcharse.

Si su hijo está muy molesto por haber pasado a la cama, trate de dar unos días más a él, con bastante incentivo. Pero, si aún así no adelanta, tal vez sea el caso de desistir y ponerlo de vuelta en la cuna.

Recuerde tomar precauciones de seguridad

Cuando el niño puede salir de la cama solo, tendrá acceso a muchas cosas mientras el resto de los residentes de la casa estén durmiendo. Antes de hacer la transición, asegúrese de que la habitación no tiene ningún objeto peligroso, remedios a mano, armarios sueltos, ventanas sin mallas.  Nunca subestime la capacidad del niño.

Y el problema no está sólo en la habitación. Si su hijo no duerme de puerta cerrada, tome las mismas precauciones en el resto de la casa, y de preferencia cierre el acceso a la cocina, porque allí está buena parte de los peligros.

Niños: la importancia del contacto con la naturaleza

Las familias que viven en los grandes centros urbanos, pueden privar los niños al contacto con la naturaleza, lo que puede afectar su desarrollo.

Tecnología, vídeo juegos, tablets, smartphones con vídeos y los dibujos animados en el televisor, pueden mantener la atención de los niños por la intensidad de los colores, sin embargo no traen la misma interacción y aprendizaje que el contacto con la naturaleza.

Empezar el cuanto antes

Sea en coches, sling o cuando empiece a dar los primeros pasos, el contacto con la naturaleza por medio de paseos en parques, por ejemplo, debe empezar el más temprano posible. https://encrypted-tbn0.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcRAYCDXml7KdLJYzg0LzgNQbc3DdtQRzd1-RnOCEqUCYZGCd80U

Para tener una idea de su importancia, muchos artistas y personas creativas revelan que buscan la inspiración en olores y el contacto con la naturaleza, algo que incluso puedes remeter a su infancia.

Entre los beneficios del contacto con el verde está la ampliación de las actividades del cerebro, la creación de nuevas redes neuronales y el aumento de las conexiones entre las neuronas.

En contacto con la tierra, los animales, los colores y los sonidos de la naturaleza, aún que sean en sus coches, en brazo, entre otros, estimula que los niños desarrollen mejor sus cinco sentidos y descubran cosas nuevas.

Esto se debe a que el niño se apropia de la sensación de estar en contacto con la naturaleza y conduce a la experiencia. Para ellos, los beneficios van más allá de la salud mental, ya que se mueve en el suelo, por ejemplo, fortalece el sistema inmunológico y estimula la independencia.

Para los expertos, el contacto con algunos microorganismos es importante porque enseña al sistema inmunitario, todavía en desarrollo, a funcionar correctamente. Esto crea anticuerpos y mejora la resistencia. Además, el organismo es capaz de hacer frente a gérmenes, bacterias y microorganismos presentes en el medio ambiente.

Niños con Síndrome de Down: beneficios del deporte

Además de mejorar la calidad el bienestar de los niños y traer múltiples beneficios para la salud a corto y largo plazo, la actividad física es una herramienta contra la obesidad infantil cada vez más frecuente y que preocupa a tantas familias.

https://br.guiainfantil.com/uploads/Saude/benefcios-do-esporte-para-crianas-sndrome-down_A.jpgCuando hablamos de niños con síndrome de Down, la importancia del deporte se multiplica.

Los niños que practican deportes, además de obtener as ventajas físicas proporcionadas por la actividad, también ganan beneficios psicológicos y sociales muy importantes para su vida.

Debido a su resistencia cardiaca y respiratoria por veces más débil que los demás,  las prácticas deportivas cortas o con periodos de descanso, favorecen el interés y atención del niño, sin perjudicar su salud o desmotivar.

Sin embargo es muy importante respetar los deseos del niño. Todo empieza con la percepción de los padres a la disposición de sus hijos para determinadas actividades, como la natación, las bicicletas infantiles, los deportes en grupo, entre otros.

Beneficios  del deporte para los niños con síndrome de Down

1. Ayuda a su hijo a sentirse parte de un grupo y enseña sobre el trabajo en equipo, fomentando la importancia del compañerismo y las relaciones personales.

2. Permite que el niño descubra sus propias habilidades y ayuda a expresar sus emociones con el grupo, lo que favorece el control emocional: desde el deseo por el trabajo bien hecho,  la recompensa de los grandes esfuerzos o incluso el necesario manejo de la frustración.

3. Los niños toman más conocimiento de sus dificultades y todo lo que puede hacer para superarlas, mejorando así su autoestima.

4. Adquieren mayor autonomía y mejoran su estado de ánimo.

5. Aprenden a respetar las reglas del juego y también las de la sociedad.

6. Ayuda a eliminar el estrés, lo que favorece su estado de ánimo y trae mayor bienestar.

7. Mejora su estado general, así como su forma física.

8. Previene la obesidad.

9. Aumenta su resistencia respiratoria, mejorando así todo el aparato respiratorio.

10. Reduce el riesgo de enfermedades del corazón, así como alteraciones en la frecuencia cardíaca.

11. Baja la presión arterial.

12. Reduce el colesterol ‘malo’ y los triglicéridos.

Habilidades que mejoran 

El deporte es muy importante en los niños, pero más aún en el caso de los niños con síndrome de Down, ya que ayuda a mejorar la postura del cuerpo y ayuda a desarrollar una mejor orientación espacial, equilibrio y flexibilidad.

El deporte ayuda a mejorar las habilidades en la coordinación, especialmente cuando se elige deportes como el ciclismo en bicicletas infantiles, corridas, entre otros.

Por otra parte, en el caso de los niños con síndrome de Down, la ayuda va mucho más allá de traer más fuerza y ​​tono muscular. En esos casos el deporte trae inclusión, sociabilidad y aprendizajes en grupo que contribuyen para la autonomía y superación de limites.

 

Aprenda a elegir el deporte ideal de acuerdo con la personalidad del niño

¿Qué deporte es más apropiado para mi hijo? Esa es una pregunta muy común entre los padres, especialmente cuando hablamos de niños pequeños que todavía están descubriendo sus gustos y habilidades.

Antes de empezar es importante saber que eligir una actividad física no es así tan complejo. Existen deportes para todas las edades, para cada tipo de personalidad y para cada necesidad que el niño tiene. https://br.guiainfantil.com/uploads/Esportes_e_artes/o-esporte-mais-adequado-filho-personalidade_A.jpg

Por ejemplo, podríamos indicar un deporte de equipo para los niños tímidos, ya que les ayudaría a socializar. Si pensamos en  un niño más comunicativo, pero también muy detallista y enfocado, es más recomendable un deporte individual, porque le traería equilibrio.

Elija el deporte de acuerdo con la personalidad del niño

La elección de un deporte es una tarea que debe ser hecha siempre en conjunto, o sea, entre los más importantes involucrados: el niño y sus padres. Todo puede empezar con la percepción de las actividades que más motivan los pequeños, como la natación, las bicicletas infantiles, los deportes con arcos y aros, entre otros.

Pero es importante, sobre todo, respetar los gustos e intereses de los niños y nunca forzarlos a hacer algo que no les gusta. Sino que apoyar e incentivar que los niños también tomen sus decisiones

Son ellos los que tienen que decidir si están dispuestos a sacrificarse por el deporte de competición que requiere mayor dedicación, o si prefieren hacer ejercicios para la diversión y el entretenimiento (lo que también es muy saludable).

Un deporte de competición requiere la máxima asistencia y apoyo de ambas las partes, sea para la alimentación restringida, horario, entre otros. Por eso, no basta que al niño le encante las bicicletas infantiles, el también tiene que sentirse confortable y feliz con todas las reglas y cambios que el ciclismo trae para la vida.

Elige el deporte más adecuado para los niños de acuerdo con sus gustos, capacidades físicas y corporales, posibilidades, personalidad y necesidades:

– Para los niños tímidos: los deportes de equipo (voleibol, basketball,  fútbol) pueden ser buenas opciones, ya que ayudará a los niños tímidos para socializar y compartir experiencias con otros niños.

– Para los niños inquietos o nerviosos: estimular la concentración, pero cuando los niños están motivados. Lo mejor es optar por corridas, ciclismo o la natación.

– Para los niños muy detallistas: deportes que exigen control y la capacidad de superar limites. Los mejores son los deportes individuales como la gimnasia, tenis o artes marciales.

– Para los niños fuertes y seguros de sí mismos: se puede optar por deportes como el rugby.

– Para los niños muy ágiles: el skate, esquí en la nieve o el agua podría ser una buena opción. En cualquier caso, lo mejor es preguntar a la orientación del profesor antes de tomar cualquier decisión. Él sabrá evaluar el deporte ideal para cada niño o niña.

– Para los niños con necesidades en disciplina: las artes marciales como el taekwondo, judo o el karate deportivo son los más recomendables.