Disfluencia: Tartamudez en la infancia

La tartamudez o disfluencia es un trastorno de la comunicación que se inicia en la infancia durante la adquisición del lenguaje y altera el ritmo del habla.

En ese caso, el niño sabe lo que quiere hablar, pero tiene dificultad en el habla debido a las frecuentes repeticiones, bloqueos, prolongaciones, vacilaciones  o pausas.

Se manifiesta de forma involuntaria y es intermitente, con momentos de mejora y empeoramiento.

¿Cuál es la causa de la tartamudez?

http://enfamilia.aeped.es/sites/enfamilia.aeped.es/files/styles/large/public/images/articulos/tartamudez.shutterstock_75757024.jpg?itok=QKwGPkIQ

En las últimas décadas, la ciencia descubrió que la disfluencia o tartamudez tienen una base neurobiológica con fuerte influencia genética.

Cómo puedo ayudar a un niño con tartamudez:

  1. Sea un buen modelo de habla para su hijo: hable de forma suave, tranquila y en un ritmo más lento, pero sin perder la naturalidad del habla.
  2. Espera a que el niño termine de hablar y evite responder inmediatamente. Espere 1 a 2 segundos antes de responder.
  3. Hable con el niño respetando los cambios de turno. Si usted tiene otros hijos les enseña a hablar cada uno a su vez, sin interrumpir el habla del otro.
  4. Promueva un ambiente familiar cooperativo, sin incentivo a las disputas y competiciones.
  5. Cantar canciones infantiles, recitar poesías, o contar historias para el niño, articulando bien los sonidos y con una buena entonación, siempre de forma suave y despacio.
  6. Haga que el ambiente de la casa y la rutina del niño más tranquilo.

Cuando se debe buscar un especialista para tratar la tartamudez

Lo ideal es buscar un fonoaudiólogo especializado en disfluencia si la tartamudez persiste por más de 2 meses.

En los casos en que los síntomas son intermitentes, es decir, pasan después de unas semanas, pero vuelven a aparecer, también se debe buscar orientación.

Cuando la disfluencia viene acompañada por esfuerzo y tensión para hablar, por movimientos como golpear los pies o parpadeando los ojos, es una señal de que el niño está necesitando ayuda, aunque tenga poca edad y los síntomas hayan surgido hace apenas unas semanas.

Cómo sacar los hijos del internet

Algunas generaciones sufrieron con las reclamaciones de salir para jugar en la calle y volver todo sucio a casa. Un poco más adelante en la infancia de mucho de nosotros, la queja de los padres era que vivíamos frente a la TV. nina 3

En estos días actuales, nuestros hijos han encontrado un nuevo vicio para pasar el tiempo: smartphones, notebook, tablet y cualquier dispositivo que tenga acceso a internet.

Todo ese entretenimiento tecnológico viene compitiendo con la vida real de una forma injusta. Después de todo, sabemos que es difícil sacar a los pequeños del frente de esos aparatos y estimularlos a vivir la vida real.

Echa un vistazo a estos consejos que te ayudarán a sacar los pequeños del internet: 

Sugiera juegos sin conexión

Regala a su hijo un juego de mesa o un rompecabezas, ayuda el pequeño a crear un nuevo juego y juega con él. Todo eso además de ser entretenido, hará con que ustedes pasen tiempo de calidad juntos.

Si no funciona, también puedes optar por actividades al aire libre y deportes como un juego de baloncesto, por ejemplo.

Tenga libros físicos

De acuerdo con un reciente estudio de la Universidad de Harvard, gadgets para leer cómo el Kindle o las tabletas pueden afectar el sueño, incluso de adultos. Siempre es bueno tener varias opciones de libros para leer con los pequeños.

Es muy importante estimular la lectura desde temprana edad y percibir los gustos literarios del pequeño también es una manera de conocer su personalidad.

Distracciones

Si usted ve que su hijo se está más ansioso sin la tecnología, estimule conversaciones sobre música, deportes o películas educativas sobre temas que los interesan, alejados del notebook, por supuesto.

Si todo sale mal, desconecta el WiFi

Sí, la medida es extrema. Pero ver por el lado bueno, con el WiFi desconectado ellos mismos van a encontrar otra manera de distraerse usando la creatividad.

La tablet en los niños

Pareciera que nuestros niños nacen ya conociendo un poco de informática y sobre artículos electrónicos, es cuestión de ofrecer una tablet a un niño y observar como aprende sin siquiera leer el manual o esperar que un adulto le enseñe cómo utilizarla.

Existen argumentos tanto en contra como a favor, ante la idea de integrar a los niños pequeños a la utilización de smartphones o tablet´s, en un debate que recién comienza y de seguro tiene para rato.

Beneficios de la tablet en los niños

El primer beneficio que tiene un tablet en los niños tiene que ver con el dinamismo en la educación, un niño que se mantiene concentrado, es un niño que aprende mucho más rápido que cuando se siente obligado o presionado en sus lecciones.

En esta materia las tablets han demostrado ser de gran ayuda para la una enseñanza más eficaz en los pequeños, tanto los recursos audiovisuales que entregan, como también sus cualidades gráficas logran que los menores aprendan jugando, y acepten el desafío de la enseñanza.

2

 Otro aspecto que está demostrado son los puntos a favor de los juegos y aplicaciones de las tablets. Una tablet hace que un niño alcance niveles de concentración productivo, distinto al que ejerce la televisión, por ejemplo, sobre ellos. Además, al familiarizarse con las aplicaciones, se prepara para un mundo que cada día se vuelve más digital y tecnológico.

Puntos en contra

Los inconvenientes de la tablet en los niños tienen que ver con la adicción que puede provocar, y provocando un estado sedentario en el menor, creando este hábito que todos sabemos que influye en la obesidad infantil.

Por otro lado, internet es libre y puede que no podamos chequear cuál es el contenido al que están siendo expuestos nuestros hijos, definitivamente un riesgo al que debemos estar preparados.

 

Televisión en los pequeños del hogar

La “caja tonta”, como algunos la llaman, no tiene que ser un elemento negativo para tus niños, ya que no se trata de lo que nos produce un televisor, más bien de cómo lo utilizamos nosotros. Muchos pequeños necesitan ver un poco de televisión antes de dormir, o mientras beben su biberón.

Como todo artículo electrónico, el televisor trae beneficios y desventajas para tus niños, y el rol de los padres tiene que ver con el cuidado y la supervisión a la hora de utilizarlo.

Beneficios del televisor en los pequeños

Aunque suene extraño, el televisor es una herramienta para que tus niños tengan una vida social integrada, puesto que, ya sea en el jardín o en su colegio, el podrá conversar sobre los programas infantiles que estén de moda.

Con la televisión también podrás pasar tiempo con tus peques y podrás enterarte de sus gustos e intereses, otro punto a favor es la concentración que practican los niños con los programas interactivos.

Desventajas de la TV

La televisión también puede traer efectos negativos en los niños, por ejemplo, si lo dejas que él maneje los contenidos que quiera, esa libertad puede hacer que el infante puede verse expuesto a contenidos nocivos para su edad.

Es por esto que es recomendable establecer periodos para ver televisión, que no superen una hora al día, así también te cuidaras de no crear un vicio sedentario en su rutina.

Por otra parte, si es sometido al pensamiento y a los colores, sin poseer tiempos para desarrollar un pensamiento reflexivo propio, puede que la televisión comience a afectar su imaginación, o en el peor de los casos a influir en su personalidad.

La idea de poseer una TV para los niños es beneficiarse de esta, que signifique una ayuda en sus estudios y desarrollo social, pero nunca se tiene que poner por encima de los juegos o la vida social con otros niños.

 2

Niños de 3-15 años: soluciones para problemas del sueño

No importa cuanto crezcan y cambien de colchones o camas. Existen niños que siempre presentan dificultad para dormir. Conoce los problemas más frecuentes y posibles soluciones que te ayudaran a superar ese obstáculo.  dormir mall

3-10 años

Es en esta fase que dejan de dormir la siesta, pero deben pasar 12 horas seguidas a dormir. Aparecen los trastornos del sueño que pueden perturbar momentáneamente el descanso nocturno.

Pesadillas, sonambulismo, terrores nocturnos, apnea

Las pesadillas son normales y se recuerdan al día siguiente. Deben ser explicados a los niños para que distingan entre lo real y lo imaginario. Los terrores nocturnos, por otro lado, la dejan completamente inconsolables, a veces a los gritos.

Cuanto más se intenta consolar, más la crisis se prolonga. Se trata de un despertar anormal en la fase del sueño profundo. Por eso al día siguiente, no recuerdan nada.

No quieren dormir solos

Es importante definir los límites y las rutinas al acostarse: vestir el pijama, lavar los dientes, mantener poca luz en la habitación o leer una historia, decir buenas noches y salir. Dejarlos dormir en la cama de los padres, no es recomendable.

10-16 años

A partir de este grupo de edad comienzan a querer acostarse más tarde. Las nuevas tecnologías, en general, son el mayor enemigo de un sueño perfecto. Los adolescentes debían dormir de ocho a nueve horas diarias. Si en el bebé se ha acostumbrado a dormir tarde, probablemente puede ser un adolescente con dificultad para dormir en las horas indicadas.

Jugar en la computadora

Incluso a esta edad, no deben tener computadoras o consolas en la habitación, ni tampoco libre acceso a estos aparatos. Ellos perturban el sueño y dificultan el adormecimiento.

Ver la televisión por la noche 

Jugar o ver la televisión a la hora de dormir, excita, activa atención y facilita la privación del sueño. Por eso, no lo deben hacer en los colchones de su cama, siempre afuera de la habitación.

Enviar mensajes y “chatear” hasta dormirse

Los padres tienen que imponer límites en el uso del celular. Una medida extrema será retirarles el aparato cuando llegué la hora de dormir.

Salidas de noche

Establecer una hora no muy tardía para llegar a casa después de una salida nocturna. Al contrario de lo que pensamos, no es durmiendo más al fin de semana que se compensa la falta de sueño.

Cómo evitar el consumismo en niños

Quién tiene hijos siempre corre el riesgo de escuchar pedidos como “¿compra para mí?” o “yo quiero”. Y si hacemos caso a todo eso, el niño no sólo terminara con un closet lleno de ropas sin uso y muchos juguetes, sino que también aprenderá practicas consumistas muy prejudiciales. consumo

Con tantos propagandas vehiculadas en los diversos medios de comunicación, el incentivo al consumo se ve cada vez más aflorado. Pero los padres deben estar atentos a las voluntades de los niños para no promover el consumismo.

Sin la orientación de los padres, el hijo puede ser conducido por los medios que tienen interés financiero en tener un retorno efectivo con su anunciante. De esta forma, los niños pueden ser perjudicados por el estímulo del “comprar para ser feliz” o sea, priorizar mucho más el “tener” que el “ser”.

Atención, padres: educación financiera se enseña con el ejemplo

Consciencia en el consumo es urgente. Por eso, existe la necesidad de toda la familia saber mantener patrones de consumo equilibrados, no haciendo de las compras, un ocio o costumbre.

Por eso, antes de todo los padres tienen que observar sus valores. Todos sabemos que los niños aprenden observando su alrededor y no subestime su inteligencia: si tienes valores consumistas ellos lo sabrán y reproducirán.

Por eso, es necesario entender que la educación tiene un poder fundamental para pasar los valores que deben ser más espirituales, más humanistas, en el sentido de preocuparse por el otro y por el mundo en que vivimos.

En vez de permitir que la impulsividad por llenar el closet de ropas y la habitación con juguetes, es preciso promover la conciencia de que mantener el equilibrio en los gastos es necesario para todas las personas desde temprana edad.

Estimule la critica en su hijo

Para evitar que el hijo se convierta en alguien comandado por las necesidades de consumo, hay que transformarlo en un ser crítico, que sea capaz de reflexionar: no voy a hacer eso, porque estoy siendo inducido para hacerlo.

Además, una de las mejores formas de alejar el pequeño de una realidad consumista, es pasar más tiempo con el, en momentos placenteros de interacción, que no sean influenciados por los medios de comunicación. Visitar parques, exposiciones recomendadas para la edad o simplemente sentar a dibujar juntos, son actividades que estimulan los niños y no necesitan de mucho.

Cómo educar para la igualdad

Desde enseñar a dormir solos en la cama, a leer, hasta ser un ser humano que no contribuye para la desigualdad cruel del mundo. Cuando se trata de educación de niños muchas son las preocupaciones. ninos

Vivimos en un mundo de cambios rápidos y lleno de diversidad. Sabemos que cada ser humano es único y tiene sus propias características, pero ¿que hacemos con los prejuicios?

El prejuicio está infiltrado en todas las culturas y, desgraciadamente, está presente en la vida de muchas personas. Las diferencias son el motivo: desde las raciales, económicas, sociales, hasta las religiosas. La mala hierba del prejuicio puede estar allí, escondida, listo para atacar y causar situaciones que no añadirán en nada, y lo peor, harán de los involucrados personas infelices y descontentas.

La gran duda: ¿cómo proteger a mi hijo de los efectos del prejuicio? ¿Y cómo evitar que sea prejuicioso? La respuesta es: educar para para la igualdad.

El ejemplo de la casa

Los bebés no nacen con prejuicios. El prejuicio es algo creado y diseminado en la sociedad, que lo extiende a las más diversas situaciones. Si no quieres que su hijo sea más una víctima causante o una víctima del propio prejuicio, le corresponde a usted ser la primera en no exponerlo a ese tipo de situación. Y va más allá, le corresponde también orientarlo e indicarle lo equivocado que está cuando toma una actitud de ese tipo.

La orientación comienza temprano

¿Sabes cuando tu hijo mira a alguien que no conoce o no ve todos los días y hace cualquier cara fea? Pues bien, puede olvidar esa charla de “no le gusta tal persona”. Su hijo puede llorar cuando está cerca de un extraño (o alguien del que no convive todos los días), pues lo reconoce como diferente y lidiar con lo diferente asusta.

Es a esa hora que su actitud comenzará a hacer toda la diferencia: converse con él sobre el ocurrido en un local seguro y familiar, en su casa, tal vez en la cama de su habitación. Actúe siempre normal cerca de lo que el interpreta como extraño, que poco a poco se sentirá seguro para hacer lo mismo.

La escuela: Importante aliada o causante

Tal vez sea en la escuela que su hijo comenzará a demostrar tendencias de prejuicio. Esto sucede porque es allí donde él tendrá que enfrentarse a las diferencias y se involucrará con niños y adultos con hábitos que a menudo serán totalmente nuevos o diferentes de aquellos que está acostumbrado.

Probablemente será en la escuela, también, que el percibirá diferencias raciales o religiosas con relación a los otros niños. Y puede esperar: vendrá con toda la batería cargada y con una curiosidad muchas veces insaciable, buscando entender por qué las personas son como son o no son como él. ¡Eso es natural! Por lo tanto, responda con naturalidad.

La importancia de las pequeñas actitudes

En las pequeñas actitudes que su hijo quedará atado para saber cómo actúa. Puede reparar: si usted habla una cosa para él y actúa diferente, su tendencia es actuar exactamente como tu y no como debe actuar. Por lo tanto, atente a sus acciones siempre.

Cómo enseñar tareas domésticas a los niños

Cuando nacen, nuestros hijos dependen para hacer casi todo lo que necesitan para sobrevivir: desde la alimentación, hasta la higiene. A medida que van creciendo, vamos a enseñarles a dormir solos en su cama, comer solos, entre otros.

A los pocos, necesitamos enseñar a los pequeños una habilidad que garantizará su supervivencia: autonomía. Y eso es una actitud que parte de ellos. Observa en cómo los bebés que ya tienen un cierto control sobre sí intentando coger y pasar la pomada solos y imitando ciertos comportamientos nuestros. No buscar esa independencia es señal de que algo no va bien. dadson

Por eso, el cuidado de sí mismo es algo que debe ser enseñado en el día a día, con ejemplos y estímulo para hacer que su hijo ayude en casa.

Algunos consejos para comenzar a enseñar las tareas domésticos:

1 – Descubre lo que a ellos les gusta hacer

Dar cierta libertad a los hijos para que busquen su trabajo es fundamental para alcanzar el objetivo y principalmente para una relación armoniosa.

2- Trace una rutina

La rutina de la casa y de la familia es lo que hace que todo se organice mejor. Estipular horarios para ir a la cama, comer, para jugar y para la obligación puede evitar que el niño o el adolescente se sienta perdido o sobrecargado.

3 – Muestre posibilidades

Lavar o secar platos suele ser el gran fantasma para los hijos. Opte por mostrar otras posibilidades a ellos como enseñar a preparar un plato que la familia consuma con frecuencia. Así que usted puede estipular que, aquel día de la semana, quien cuida del almuerzo es él.

4 – Juguetes esparcidos

En cuanto a los juguetes existe una técnica que funciona muy bien. Juega y guarda. Los padres pueden incluso ayudar en el caso de niños pequeños, pero es importante que ellos aprendan que después del uso todo debe volver a su lugar.

5 – Ropa por la casa

Una de las mayores molestias de los padres es cuando los niños o adolescentes dejan ropas dispersas por la casa. Una sugerencia para estimular la disposición es exactamente lo contrario de la organización: ¡intente dejarlas exactamente en el mismo lugar! Esto sirve para que su hijo no tenga más que vestir cuando sea necesario. En cuanto llegue el momento, él mismo hablará sobre el asunto y dará apertura a una buena conversación.

Niños compartiendo dormitorio: problemas y soluciones

A veces, dividir el dormitorio entre hermanos es una opción, otras veces es una necesidad. Después de todo, no toda casa tiene un dormitorio para cada niño.

Little boy and girl listening to music together

Pero sea por opción o necesidad, pueden surgir problemas. Descubra cómo compartir una habitación puede transformase en una gran experiencia para todos.

1 – La hora de dormir

Si sus hijos son de diferentes edades, no debes forzar para que el niño mayor vaya a la cama al mismo tiempo que su hermano menor. Acuerda que los niños deben tener la posibilidad de ir a la cama a la hora apropiada. De lo contrario, los niños mayores quedarán resentidos.

La solución: colocar al niño más joven para dormir y dejar que el hijo mayor tenga su propia hora para dormir. Para los niños de la misma edad, o que deberían tener la misma hora de dormir, una habitación verdaderamente oscura y el mínimo de distracciones puede ayudar.

2 – El espacio personal

Mientras algunos niños les gusta dividir el espacio, otros no siempre quieren compartir todas sus cosas. Así que cuando no hay puertas para definir el espacio y la posesión de los objetos definidos, las cosas pueden ser complicadas.

La solución: Cada niño debe tener un poco de espacio propio dentro de su habitación. Esto puede ser algo pequeño como un estante o cajón, o bien algo grande como separación de espacio físico y mesillas. Acuerda que una de las mayores áreas privadas es la cama de un niño.

3 – Conflicto

Mientras los conflictos sobre la división de juguetes y ropa va a suceder con cualquier hermano, la proximidad forzada de un dormitorio hace que este conflicto sea aún más común. Muchos de los conflictos giran en torno a la invasión al espacio personal de cada niño, incluso en un intercambio o tomando algo prestado.

La solución: Defina las reglas y las consecuencias para romper estos acontecimientos tan pronto como sea posible.

5 – Transición

Si sus hijos nunca han dividido una habitación desde la infancia, la unión de dos niños en una habitación puede ser un desafío.

La solución: esclarezca siempre los motivos de esa decisión con sinceridad y mostrando-les la realidad. Puede parecer que no, pero los niños tienen gran poder de entender hasta los asuntos más delicados con un buen dialogo verdadero.

Niños y computador: como hacer de ese habito algo más productivo

El tiempo de uso recomendado para los niños en el computador es de dos horas diarias. Pero queda difícil, con tantas opciones de entretenimiento disponibles en Internet, reducir el tiempo de exposición de nuestros hijos a los monitores.

Limitar o no, es posible que los niños utilicen ese tiempo de forma más productiva. En el texto de hoy vamos a dar algunos consejos para que sus hijos tengan horas más provechosas delante del computador.

comp

Establecer el tiempo de los niños en el computador

El primer paso para que su hijo tenga una relación sana con aparatos electrónicos es tener un tiempo de uso controlado y limitado por los padres. Muchas horas al día expuesto a una pantalla puede perjudicar su sueño y hacerlo agresivo.

Más arriba dijimos que dos horas es el tiempo máximo recomendado. Pero tenga cuidado: esto se refiere al tiempo de uso para el entretenimiento. Las tareas escolares no deben ser contadas aquí.

Acompañe sus actividades en el computador

Nunca es demasiado recordar que sus hijos, al usar Internet, quedan expuestos a crímenes y otros contenidos inapropiados. Por eso, es fundamental que tengas el control de lo que él accede.

Hay varias formas de hacer esto: puedes utilizar filtros de contenido por edad – el propio Google ofrece ese servicio – o optar por la confianza mutua y el diálogo.

Sea un ejemplo de uso

Sus hijos necesitan un sólido ejemplo de un uso productivo del internet y no hay nadie mejor para dar ese ejemplo que tú. Muestre a ellos cuántas posibilidades de aprendizaje, diversión sana e interacción el uso correcto del equipo puede propiciar.

También de ejemplos de cómo hay actividades placenteras que no necesitan internet para ser realizadas: sea una persona que practique deportes y encuentre amigos presencialmente.

Muestre a los niños sitios y contenidos interesantes y educativos

No es necesario esforzarse mucho para encontrar sitios que son fuentes de contenido fascinante. ¿Por qué no presentarlos a los niños? Algunos temas tienen mucho éxito con los pequeños, como fenómenos naturales, culturas de otros países, animales, naturaleza, entre otros.

Identifique asuntos que sean de interés común y crea el hábito de investigar juntos, conversar e intercambiar direcciones de sitios web interesantes.

Sabemos que el computador nunca va a sustituir el placer de una buena compañía. Pero él puede ser una herramienta para transformar a esa compañía en algo más cercano.

Independencia: 6 habilidades que todo niño debe aprender

La independencia debe llegar para todos los niños y los padres deben aprovechar ese momento para enseñar valores, habilidades y todo lo que es necesario para que sean adultos bien preparados. nina

1 – Primeros auxilios básicos

Los niños viven golpeando, tropezando, cayendo del colchón y por veces hasta de superficies más altas. Lo que preocupa es que no siempre un responsable estará al lado para ayudarlo, es importante que ellos sepan qué hacer si por casualidad lo necesitan.

Es bueno que el sepa identificar si es grave (mucha sangre, muy grave) y cómo cuidar de eso (poco sangre, lavar con agua y jabón, mucha sangre, estropear con tejido y correr a la madre / padre / adulto responsable).

2 – Saber lo que es el dinero y como utilizarlo

Enseñe a su hijo lo que es dinero, para qué sirve y por qué es importante guardar. Enseñar a su hijo sobre cómo manejar el dinero, le ayudará a ser un adulto sin problemas financieros, independientemente de cuánto dinero gana.

3 – Cuidar la ropa

Cuando el niño pasa a tener curiosidad sobre la ropa y el armario (alrededor de 12 o 18 meses) ya puedes conversar con el sobre el porqué de cada una de las ropas estar doblada y guardada de esa forma, en ese cajón o armario. Porque los zapatos y la ropa se guardan separados, porque algunas piezas van en la percha y otras no y también, enséñeles sobre lavar la ropa.

A los 4 años, usted ya puede enseñarle sobre separar la ropa sucia de la limpia y donde la sucia debe ir, pida su ayuda para poner ropa en la máquina y explicar por qué.

A medida que crece, enséñele sobre las funciones de la lavadora y a partir de 4 años, llévelo para lavar la ropa contigo. Ofrezca un cubo con jabón y coloque algunas medias o pañales de tela simple para que él aprenda a frotar, enjuagarse, torcer y extender. Para él será un juego delicioso y al mismo tiempo, él estará aprendiendo a volverse en la vida adulta, sin necesidad de recurrir a la madre o alguien que cuide de sus ropas.

4 – Hacer pequeñas reparaciones

No importa si tienes hijos hombres o mujeres, todos necesitan aprender a cambiar una lámpara, lavar un vaso, identificar un destornillador y donde cada una necesita ser usada.

Ellos necesitan saber usar una tijera para cortar un filo, usar cinta adhesiva para remendar cualquier cosa provisionalmente, coser un pequeño rasgón en una ropa, cojín del colchón, o clavar un botón.

Obviamente, cada una de estas lecciones debe ser hecha con seguridad y en la edad apropiada, antes de los 5 años todo lo que usted puede ofrecer es dejarle observar, hablar de lo que está haciendo y responder a todas las preguntas que tiene.

A los 7 años ya puedes dejarlo probar usando el destornillador (bajo un supervisor, claro) y también puedes enseñarle a cocer, dando los primeros puntitos con línea y aguja. La seguridad viene siempre en primer lugar pero, necesitas dejarlo experimentar, intentar solo, tener las propias dudas y constataciones.

5 – Sobrevivir “entre las personas”

Decir “por favor”, “obligada”, buen día “,” buenas noches “y” excusa “está más allá de ser educado o no, es una cuestión de supervivencia social. Enseñe a sus hijos que estas palabras son mágicas y esenciales, pero también enseña sobre no hablar con extraños, no aceptar regalos, dulces o cualquier otra cosa de personas que no conocen. ¡Enséñeles a decir “socorro” también!

6 – Organizar el tiempo

Desde muy temprano, establezca una rutina con los niños. A medida que vayan creciendo y comprendiendo las marcas de tiempo, vaya enseñando sobre organizarse para conseguir hacer todo lo que necesita dentro del tiempo disponible.

Niños: la importancia del contacto con la naturaleza

Las familias que viven en los grandes centros urbanos, pueden privar los niños al contacto con la naturaleza, lo que puede afectar su desarrollo.

Tecnología, vídeo juegos, tablets, smartphones con vídeos y los dibujos animados en el televisor, pueden mantener la atención de los niños por la intensidad de los colores, sin embargo no traen la misma interacción y aprendizaje que el contacto con la naturaleza.

Empezar el cuanto antes

Sea en coches, sling o cuando empiece a dar los primeros pasos, el contacto con la naturaleza por medio de paseos en parques, por ejemplo, debe empezar el más temprano posible. https://encrypted-tbn0.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcRAYCDXml7KdLJYzg0LzgNQbc3DdtQRzd1-RnOCEqUCYZGCd80U

Para tener una idea de su importancia, muchos artistas y personas creativas revelan que buscan la inspiración en olores y el contacto con la naturaleza, algo que incluso puedes remeter a su infancia.

Entre los beneficios del contacto con el verde está la ampliación de las actividades del cerebro, la creación de nuevas redes neuronales y el aumento de las conexiones entre las neuronas.

En contacto con la tierra, los animales, los colores y los sonidos de la naturaleza, aún que sean en sus coches, en brazo, entre otros, estimula que los niños desarrollen mejor sus cinco sentidos y descubran cosas nuevas.

Esto se debe a que el niño se apropia de la sensación de estar en contacto con la naturaleza y conduce a la experiencia. Para ellos, los beneficios van más allá de la salud mental, ya que se mueve en el suelo, por ejemplo, fortalece el sistema inmunológico y estimula la independencia.

Para los expertos, el contacto con algunos microorganismos es importante porque enseña al sistema inmunitario, todavía en desarrollo, a funcionar correctamente. Esto crea anticuerpos y mejora la resistencia. Además, el organismo es capaz de hacer frente a gérmenes, bacterias y microorganismos presentes en el medio ambiente.