La varicela: ¿Cómo detectarla?

La varicela es una enfermedad infecciosa, altamente contagiosa, causada por el Virus Varicela Zoster, perteneciente a la familia del virus Herpes.

Es una enfermedad de la infancia, alcanzando preferentemente niños entre los 2 y los 10 años, pudiendo, sin embargo, surgir en personas susceptibles (que nunca tuvieron la enfermedad) de cualquier edad.

La transmisión de la varicela puede hacerse de dos formas: por contacto directo con las lesiones cutáneas o indirectamente, a través del aire contaminado con secreciones respiratorias de individuos infectados.

El tiempo entre el contacto con la persona infectada y la aparición de la enfermedad, puede ir de 10 a 21 días.

Se produce predominantemente al final del invierno o inicio de la primavera, siendo frecuente la aparición de brotes en ambientes como colegios y salas cunas.

Principales síntomas

La fiebre baja es a menudo el primer síntoma de varicela, pudiendo asociarse el dolor de cabeza, dolor de garganta, dolor de vientre, cansancio y disminución del apetito.

Cerca de dos días después aparecen pequeñas manchas rojas, normalmente en la cara, tronco y cuero cabelludo, que pueden extenderse al resto del cuerpo.

Provocan mucha picazón y se transforman rápidamente en ampollas llenas de líquido. Estas burbujas se rompen y se secan, formando costras. Habitualmente sólo dejan de aparecer nuevas lesiones al cabo de 5 días.

¿Cómo se trata?

En general, el tratamiento de la varicela es sintomático para minimizar los síntomas y la incomodidad que se derivan de ella.

Un baño de agua tibia, con aceite emoliente, puede proporcionar algún alivio, pero siempre tenga cuidado de secarse y no rascarse. No aplique pomadas o talco y limpie las lesiones infectadas.

Hay una duda que todos tienen ¿Es preferible tener la enfermedad en la infancia o en la fase adulta?

Los padres pueden apartar a sus hijos del contacto con otros niños con varicela. La verdad es que, tratándose de niños sanos, lo mejor es permitir el contagio ya que siempre es preferible que tengan la enfermedad en la infancia.

Sin embargo, si su hijo presenta el sistema inmune comprometido o defensas disminuidas (SIDA u otras enfermedades) o tiene menos de 3 meses, se debe evitar el contacto con la varicela.

Comments are closed.