La importancia de la ecografía mamaria

El cáncer de mama una de las principales causas de muerte femeninas. Actualmente, es el segundo tipo de cáncer más frecuente en el mundo. Después de los 35 años, la incidencia del cáncer de mama crece rápida y progresivamente, por lo que someterse a una ecografía mamaria desde esa edad es muy recomendable.

Se consideran factores de riesgo la herencia (los pacientes con antecedentes familiares de cáncer de mama presentan un mayor riesgo de desarrollar la enfermedad), la primera menstruación precoz y la menopausia tardía (después de los 50 años) y el primer embarazo después de los 30 años.

La única forma existente de reducir la mortalidad del cáncer de mama es la detección precoz, y uno de los exámenes que debe ser incentivado es el autoexamen de las mamas.

Sin embargo, a pesar de ser importante, el examen clínico sólo ayuda en el diagnóstico de patologías palpables, por lo que hay un esfuerzo de la comunidad médica y de las instituciones de salud para que la detección de la enfermedad ocurra antes de que se vuelva palpable.

En ese sentido, la ecografía mamaria fue el examen de elección para el debido seguimiento del cáncer de mama.

Mamografía

La mamografía debe realizarse cada dos años y, después de los 50, anualmente. La escuela americana preconiza la realización anual del examen a partir de los 40 años, línea que ha sido cada vez más adoptada por la mayoría de los médicos del mundo.

La ecografía mamaria debe ser ejecutada por un técnico de radiología y el laudo será de responsabilidad del médico radiologista (especializado en Radiología y Diagnóstico por Imagen).

El examen proporciona una visión general de la mama, siendo fundamental para la visualización asimetrías y lesiones nodulares.

En algunos casos, las imágenes presentan características inespecíficas. Ante estas circunstancias, existe la posibilidad de utilizar otros métodos diagnósticos, siendo la ecografía / ultrasonografía la principal elección.

La ecografía y ultrasonografía mamaria es un examen complementario de la mamografía y se utilizará en algunas situaciones, entre las cuales se destaca: para definir la naturaleza sólida o quística de un nódulo.  

No es necesario preparación para la realización del examen, además, el procedimiento es indoloro y no utiliza radiación. El médico solicitante debe ponderar, entre otros factores, la densidad mamaria de la paciente en el momento de decidir si sólo requiere la mamografía o la mamografía y la ecografía mamaria.

Ecografía mamaria para control, diagnóstico y tratamiento: La alta frecuencia del cáncer de mama hace de esta patología una preocupación mundial y, a través del diagnóstico precoz, se puede reducir de forma significativa su mortalidad.

Los métodos de imagen, ecografía mamaria y ultrasonografía, tienen un papel fundamental en la detección temprana de este tipo de cáncer, por lo que su realización debe realizarse de rutina, aunque la paciente no tenga síntomas y especialmente se tiene historial familiar de la enfermedad.

Comments are closed.