Inmunología e reumatismo infantil

En la actualidad, cuando se habla de reumatismo nos estamos refiriendo a un grupo bastante extenso de enfermedades que afectan no sólo a las articulaciones, músculos, ligamentos y tendones, sino también a enfermedades en las que el sistema inmunológico está envuelto y ataca órganos como el cerebro, los riñones, el corazón, por ejemplo.

Inmunólogo infantil y reumatología

La mayoría de la gente piensa que las enfermedades reumáticas son exclusividad de la población adulta.

Sin embargo, las enfermedades reumáticas son vistas en la infancia siendo las más comunes la artritis crónica de la infancia, el lupus eritematoso sistémico, la dermatopolisiosis y las espondiloartropatías.

Estas enfermedades carácter crónico, provocadas por disturbios en el sistema de defensa del organismo, o sistema autoinmune. Por eso, deben ser tratadas por un inmunólogo infantil y especialistas en reumatología.

Estos casos requieren una evaluación de los especialistas, ya que ese tipo de enfermedad tiene potencial para dejar secuelas permanentes, pero si son precozmente bien tratadas, se permite al niño una vida prácticamente normal.

Otros reumatismos de este tipo que necesitan la atención de un inmunólogo infantil son las vasculitis y, más raramente, la esclerodermia infantil.

Infecciones

La presencia de bacterias en las articulaciones puede llevar a una forma grave de reumatismo que es la artritis séptica también en la infancia.

Las infecciones también están relacionadas con otra forma de enfermedad reumática, las artritis reactivas, donde la presentación clásica es un tipo de reumatismo muy conocido como la fiebre reumática.

Con mayor frecuencia, se manifiestan en esa fase síntomas involucrando el aparato músculo esquelético. En ese grupo se encuentran los famosos dolores del crecimiento y también dolores derivados de defectos ortopédicos y de mala postura, muy comunes.

La actuación de los profesionales de inmunología y de la reumatología en esta fase para el diagnóstico, tratamiento, educación postural y estimulación de la práctica de ejercicios físicos tienen un papel fundamental en la prevención de esas enfermedades de la fase adulta.

Inmunología infantil: lo que los padres deben saber

La Inmunología, como el nombre sugiere, es la ciencia responsable del estudio del sistema inmunológico y sus funciones. Se atiene al análisis de procesos relativos a la defensa del organismo contra agentes extraños y, de esa forma, permite la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de enfermedades y también de alergias.

El sistema inmune es complejo e involucra la relación entre tejidos, células y mediadores químicos, capaces de responder a la presencia de los antígenos. En la gran mayoría de los casos, los reconoce, enviando respuestas específicas a su neutralización, metabolización y eliminación.

En un nuevo contacto con el mismo antígeno, el sistema actúa de forma más rápida y eficiente y, en algunos casos, por crear resistencia a él, inviabiliza reinfecciones.

Esta ciencia es tan importante que, gracias a ella, pudieron ser desarrolladas las vacunas y enfermedades alérgicas y autoinmunes pudieron ser comprendidas.

Inmunología infantil

En el momento del nacimiento, el bebé cuenta principalmente con los anticuerpos que recibió de su madre durante la gestación. Con el paso de los meses, progresivamente, pierde esos anticuerpos y, hacia el noveno mes de vida, ya no puede contar con esa protección.

Por otro lado, progresivamente, el bebé empieza a tener contacto con diferentes agentes infecciosos presentes en el medio ambiente y pasa a formar sus propios anticuerpos. Los padres deben saber que, en ese período, los niños pueden desarrollar infecciones recurrentes, principalmente las virosis que comprometen el sistema respiratorio. Pero, con la maduración de las diversas funciones del sistema inmunológico, estas infecciones se vuelven menos frecuentes.

Para los niños con infecciones recurrentes, es necesario realizar algunas pruebas inmunológicas y de alergia. Los más frecuentes son el de dosificación de inmunoglobulinas y la investigación de inmunodeficiencias.

Algunos casos de inmunología son realizados en conjunto con la reumatología, para identificar y tratar enfermedades reumatológicas, como reumatismo, lupus, artrosis, osteoporosis, asma e infecciones.