Ginecología: la primera consulta después del parto

La fase posterior al nacimiento del bebé y hasta las 6 a 8 semanas siguientes se denomina puerperio.

Puerperio designa el período de 6 a 8 semanas después del parto y durante el cual su cuerpo sufre una serie de alteraciones para regresar al estado pre-embarazo.

Si ha tenido un parto normal, la ginecología recomenda realizar una consulta de revisión entre 4-6 semanas después del parto. Si su bebé nació por cesárea, la consulta deberá ocurrir entre los 8-10 días después del alta hospitalaria.

La consulta de revisión, también designada por consulta del puerperio. Esta consulta sirve para evaluar el estado de salud materno después del parto y para aclarar eventuales dudas de la pareja como el método conceptual a adoptar.

La marcación de la consulta de revisión se realiza aún durante el internamiento hospitalario y los registros de esta consulta se efectuarán en el boletín de salud de la embarazada, por lo que deberá guardar y llevar consigo.

Ginecología: evaluación de la salud después del parto

En esta consulta, como su propio nombre indica, el médico hará una “revisión” de su cuerpo realizando un examen clínico y ginecológico para observar la involución de los órganos genitales internos y confirmar si la recuperación está en curso según lo previsible.

La contracepción es un tema que puede querer abordar ya que, con el regreso de la ovulación, existe el riesgo de quedar embarazada, aunque esté amamantando en régimen de exclusividad (es decir, cuando sólo alimenta a su bebé con leche materna).

El método contraconceptivo será el que mejor se adapte a las necesidades y expectativas de la pareja.

Cuidados

madreybebe

Además de las profundas alteraciones físicas que ocurren en las semanas siguientes al parto, también puede sentir momentos de tristeza o melancolía motivadas por cambios hormonales o por dudas y temores sobre el cuidado del bebé.

La llegada de un nuevo bebé, particularmente para los padres de primer viaje, es un momento desafiante como pareja, afectando toda la dinámica familiar y social.

Es perfectamente natural que se sienta agotada por la alteración de las rutinas, por la exigencia de la lactancia en horario libre, las preocupaciones con otros hijos y noches mal dormidas.

Si se siente triste o ansiosa con alguna pregunta sobre su cuerpo o sobre su bebé, aproveche la consulta de revisión para aconsejarse y aprovechar al máximo esta fase tan maravillosa de su vida.

Cómo descubrir el reumatismo en niños

El reumatismo es un término utilizado para hablar de diversas enfermedades que provocan síntomas en los músculos, tendones, ligamentos, huesos y articulaciones del cuerpo, generalmente en ancianos y personas en la mediana edad, sin embargo, la enfermedad también puede afectar niños.

Con la enfermedad, odo el cuerpo puede ser afectado, lo que incluye el cerebro, los riñones y el corazón. Entre los problemas más comunes están la artrosis y la artritis reumatoide.

El dolor es el principal síntoma del reumatismo

descargavc

Los síntomas del reumatismo pueden entorpecer al paciente, en la práctica de ejercicios físicos y en otras actividades rutinarias, como jugar y en el colégio.

Según profesionales especialistas en reumatología, demás del dolor, es posible presentar hinchazón de las articulaciones, endurecimiento de la articulación en el período de la mañana y síntomas generales, como fiebre, pérdida de peso y cansancio,

Durante una consulta, es necesario que el especialista en reumatología evalúe la causa del dolor para ofrecer el tratamiento más adecuado, ya que el dolor presente en el reumatismo también es síntoma de otros problemas articulares y óseos. En las enfermedades reumáticas, los dolores no tienen origen traumático, o sea, no son resultado de golpes o accidentes, ni de esfuerzo repetitivo.

Antinflamatorios y fisioterapia forman parte del tratamiento del reumatismo

El dolor puede ser minimizado sobre la base de un tratamiento multidisciplinario que engloba la educación del paciente con relación a la enfermedad, tratamientos de rehabilitación, como fisioterapia y tratamientos no medicamentosos para control de dolor, como acupuntura.

Las medicaciones específicas para los síntomas, como los antinflamatorios, también se pueden prescribir, según el caso. Si no se diagnostican y se tratan adecuadamente, las enfermedades reumáticas pueden generar complicaciones, especialmente en los pacientes con cuadros más graves, comprometiendo órganos importantes y ofreciendo riesgo de muerte, como las vasculitis y el lupus.