Tengo cáncer ¿cómo se lo digo a mis hijos?

hijosLamentablemente, el cáncer es una enfermedad que ha ido en aumento y ninguno está libre. Incluso si en la familia no hay casos de abuelos o padres con cáncer, debemos hacernos los test preventivos, pues la enfermedad está ganando terreno. Muchas personas dicen que el causante es el estilo de vida que se centra especialmente en el estrés y el exceso de demanda laboral.

Como sea, hoy en día las salas de hospitales y clínicas, actualmente no dan abasto con pacientes y familias que tratan de atravesar por esta situación lo mejor posible. Por suerte, nació una nueva rama de la Oncología se especializa en el tratamiento sicológico del paciente con cáncer y tiene como objetivo recuperar la vida de los pacientes y sus familias, en relación a retomar hábitos cotidianos y mantener la salud emocional.

Entre los temas que trata la Psico-Oncología, está la relación de los pacientes con su entorno, especialmente con sus familiares más cercanos. Por lo general, el segundo shock de una persona, después de recibir el diagnóstico, es cómo contárselo a la familia. Superando la etapa de negación, llega el momento de decirlo a nuestros seres queridos.

¿Cómo afrontar el problema?

Para cualquier madre o un padre, una de las preocupaciones principales es qué pasará con mis hijos si es que algo me pasa. Este miedo se vuelve real al recibir un diagnóstico de cáncer y muchos padres no saben cómo reaccionar.

Sin embargo, expertos en Psico-Oncología aseguran que la mejor opción es la sinceridad y saber comunicar adaptando la información según la edad de cada niño. Argumentan que siempre es mejor que el niño sepa que puede confiar en ustedes. El ocultar información o mentirle solo va a provocar que, tal vez se imagine escenarios mucho peores a la realidad y que se sienta solo.

Algunas recomendaciones

Uno de los momentos más difíciles que tiene que pasar una persona con cáncer es el hecho de tener que comunicárselo a su familia. Pero, aún es más complicado cuando son los hijos quienes deben enterarse de tal problema.
Las recomendaciones más comunes que hacen en estos casos los psicólogos son:
- Tener claro qué se le va a decir a un hijo y como se le va a decir.
- Animar al o los hijos a que se manifiesten posteriormente al ser informados de la enfermedad.
- Dejarle siempre en claro que no es culpa del o los hijos. Ellos tenderán a sentirse culpables por dicho padecimiento.
- Tratar de continuar con las rutinas padre/madre con él o los hijos. La alteración de esas rutinas, o hábitos, puede afectar considerablemente el bienestar de los niños.
- Ser honesto y no crear falsas esperanzas o expectativas.

Comments are closed.