La importancia de la figura paterna en la crianza de los hijos

figura_paternaPor lo general cuando llega un hijo a la familia es la madre quien se preocupa de sus cuidado, dejando de lado al padre, sin embargo el papel del padre es igual de importante que el de la madre en todas las etapas de crecimiento, aunque su función sea distinta.

Es fundamental que el padre comience a generar un vínculo desde el embarazo, porque la mujer ya va experimentando cambios en su cuerpo con el crecimiento del bebé. Es por ello que el padre debe hacerse presente a través de acciones externas como ir a los controles médicos, a las ecografías, comprando su ropa, ayudando a decorar la habitación, etc.

Cuando el niño nace los lazos deben hacerse más fuertes con el padre y esto puede realizarse al mecerlo para dormir o mudarlo, con esto se genera un fuerte lazo y los niños van asociando una sensación de bienestar al oír u oler a sus padres; así como también debe acompañar a la madre en las citas con el pediatra, para que el menor sienta más protegido.

Principales beneficios

Cuando los infantes comienzan a crecer, a los niños les entrega un identificación masculina, mientras que a las niñas les brinda un modelo de diferenciación. Además la imagen del padre produce confianza e  independencia en los infantes, influyendo directamente en su desarrollo personal lo que incluye tener: identidades más definidas, mayores habilidades para desempeñarse solos, maximiza  y potencia sus capacidades, así como también otorga más capacidad de tener y conservar lazos.

Cuando pasa el tiempo y ya se acerca a la adolescencia es importante que el padre continúe siendo presente, ya sea pasando tiempo juntos en paseos a lugares agradables, sosteniendo conversaciones y confidencias, o bien poner atención a sus problemas y necesidades de modo que siempre sienta que es un apoyo.