Qué tener en cuenta al elegir una psicopedagoga para tu hijo

Si a tu niño le cuesta concentrarse en la clase, o notas que ha disminuido notoriamente su rendimiento, debes poner atención ya que algo está pasando. Puede que esté siendo víctima de bullying e incluso que tenga alguna dificultad de aprendizaje, hiperactividad o déficit atencional. El paso que ahora debes dar es escoger a una buena profesional de la psicopedagogía, ya que ella hará un diagnóstico adecuado respecto a lo que está sucediendo y qué tratamiento debe dársele.

Para escoger bien a la especialista que verá a tu hijo, debes tener en consideración lo siguiente:

1. Recomendaciones: las redes sociales ponen a nuestro alcance gran cantidad de información, por lo que debemos aprovecharlas para nuestro beneficio. Muchos profesionales promueven sus servicios valiéndose de ellas y no son pocos quienes dan su opinión respecto a lo obtenido. Por eso, no dejes esta decisión al azar e infórmate, googlea, facebookea y pide consejos. Seguro llegarás hasta la especialista adecuada.

2. Confianza: entre las recomendaciones que recibas, un aspecto relevante es que se trate de una profesional confiable, capaz de crear vínculos de respeto y cercanía con el niño, logrando que éste “se abra”. Asimismo, es importante que lo que escuche no lo divulgue ni tampoco juzgue. Debe ser imparcial, afable y con disposición para llegar hasta la raíz del asunto.

3. Dinamismo: sabido es que los niños se aburren muy fácilmente. Su mente vuela en forma veloz y no sirven para oír largos sermones respecto a cómo deben comportarse. La mejor psicopedagoga será aquella que haga parecer la intervención un juego. Con ella, tu pequeño no sentirá que está siendo observado bajo una lupa, sino que se sentirá cómodo, alegre y motivado.

4. Rigor: así como la psicopedagoga debe ser entretenida y mantener al niño interesado, también debe conducirse con habilidad para dar a la evaluación la seriedad necesaria, y no permitir que el menor se disperse entre el juego y la “buena onda”. Para eso, debe llamar su atención y ser suficientemente firme, de manera que lo invite a concentrarse y sigan siendo tan amigos como siempre.

5. Colaboración: Quienes ejercen la psicopedagogía deben tener presente que su trabajo va de la mano al que desarrolla el establecimiento educacional y la misma familia. Por lo mismo, la interacción con estos agentes es fundamental para así lograr un proceso íntegro de óptimos resultados.

La psicopedagogía es la disciplina que se enfoca en el proceso de aprendizaje y sus eventuales dificultades. Por eso, un trabajo colaborativo con quienes la ejercen facilitará el fundamental camino por el que tu hijo transita. Busca en ella las herramientas e investiga sobre los “must” que deben tener quienes la ejerzan. Así, escogerás al profesional idóneo para el problema que tu pequeño experimenta.

Comments are closed.