Conozcamos al bebé prematuro

Uno de los hechos más dolorosos que puede existir para una mujer, es que su hijo llegue al mundo en lamentables condiciones o mejor dicho, haya nacido prematuramente. Para que esto pase, no existe una causa aún definida, pero existen bebés que nacen antes de las 37 semanas de gestación y ocurre entre 8 y 12 por ciento de todos los nacimientos.

clinica_alemana_bebe_prematuroEl aspecto físico que posee un bebé prematuro no es nada alentador, sin embargo, cuenta con posibilidades de poder seguir desarrollando sus órganos hasta el punto que pueda ser dado de alta, ya que es imposible que el cuidado pueda ser realizado desde el hogar, ya que requiere de cuidados especializados y el uso de un útero artificial, llamado incubadora, que le proporciona el calor y la humedad necesaria.

Un bebé prematuro crecerá mucho más lento que uno que nació luego de las 37 semanas, ya que su aumento de peso será muy distinto, dado que su consumo de leche materna es menor. Su contextura muscular y respuesta a los estímulos, son aspectos que se consideran durante este proceso, en que la participación de los padres es fundamental, ya que el bebé debe sentir en todo momento su presencia y amor.

Para poder contar con el bebé en casa, el alta se debe dar cuando alcanza su peso y respira solo. Además, ya cuenta con la capacidad de alimentarse por succión. Ya en casa, las normas de higiene y cuidado deben ser extremas, tomar precauciones con los cambios de temperatura y evitar el contacto con demasiada gente.

Los cuidados en la casa

Cuando el bebé ya es dado de alta, comienza una ardua tarea para los padres quienes deben trabajar en conjunto para que su hijo pueda seguir creciendo debidamente y no presente complicaciones. Por esta razón, es muy importante conocer cuáles con los cuidados que deben generar y lo más importante, cómo alimentarlo.

Primero, se debe preparar el ambiente antes de su llegada, debes ser un espacio donde pueda descansar sin ruido y poca luz, dado que naturalmente, mostrará signos de cansancio y necesitará dormir muchas horas del día o también, que llore más de lo normal. También, puede presentar ciertos movimientos bruscos que irán desapareciendo poco a poco.

El desarrollo de su sistema nervioso no se ha completado debidamente, por lo que, su llanto muchas veces no sea sólo de hambre, dado que le costará identificar cuando la tenga. En cuanto a la alimentación, la madre debe tener mucha más precaución y dedicación durante la lactancia. Al hacerlo directamente con la mama, sujetar más cabeza y hombres y fundamental y si se usa una mamadera, procurar que el chupete sea mucho más blando favoreciendo el ejercicio de succión.