Describamos el aspecto físico de un bebé prematuro

Es posible observar cómo muchos embarazos no terminan el ciclo de las 40 semanas como corresponden y muchos culminan, trayendo al mundo un bebé prematuro que requiere de los cuidados especiales que en todo centro de salud deben aplicar obligatoriamente. Algo tan complejo como conservar la vida de esta pequeña criatura, es la preocupación que tienen los padres por la delicada situación que está viviendo su hijo.

clinica_alemana_bebe_prematuroLa imagen de un bebé nacido en forma prematura es muy distinta del que nació en el momento adecuado, es posible notar sus grandes diferencias en el tamaño del lactante, en el color de su piel, su posturas, sus articulaciones y músculos. Este aspecto físico, marca un antes y un después en la vida de sus padres, dado el cuidado especial que debe recibir y las probabilidades de salir airoso de dicho inconveniente tan importante.

Diferencias físicas

Un bebé prematuro, posee una piel muy fina en la cual es posible observar sus venas más finas en formas de red y color, tiene un aspecto más rosa. Algunos, generalmente, posee un vello muy fino por todo el cuerpo, debido a la falta de grasa corporal, sin embargo hay otros bebés que no poseen nada de pelo. Otra diferencia palpable, es el tamaño de sus uñas, las cuales son muy diminutas.

Además de lo anterior, las niñas suelen mostrar sus genitales muy distintos, debido a que los labios no terminaron de desarrollarse como corresponde. Y en los niños, sus testículos no han bajado hasta el escroto. También la cabeza del lactante es distinta, se nota mucho más grande que el cuerpo y suele verse como aplastada en los lados, sumado a otras diferencias que presentan en toda su figura en comparación a los bebés nacido terminado su ciclo de manera correcta.

La visión de un bebé prematuro

Cuando un bebé nace antes del periodo requerido de gestación es normal que algunas de sus funciones no hayan terminado de desarrollarse. Así como presentan algunas características físicas que los diferencian, otros aspectos, como la visión presentan algunos problemas.

La visión es parte de un proceso neurológico que se relaciona con otras capacidades como el lenguaje, la audición, coordinación motora y el equilibrio. Recién en la semana 40 la visión está completamente desarrollada siendo capaz de hacer seguimiento y fijación de la mirada, antes de ese tiempo el órgano aún se encuentra en desarrollo.

Para desarrollar esta capacidad en los bebés prematuros existe un ejercicio muy sencillo: ponerse cara a cara con su bebé en una ubicación tal que le permita a él observar su cara iluminada y clara, una vez que él fije su mirada en su rostro mueva lentamente la cabeza para que él la siga con la mirada.

Este es un excelente ejercicio que puede repetir cuando juegue con su pequeño, pero los movimientos deben ser suaves y lentos. Además, para hacer este ejercicio, asegúrese que el pequeño tenga su cabeza firme porque si le cuesta mantenerla estará realizando un doble esfuerzo, por un lado el de fijar su mirada y por otro el mantener su cabeza firme.