A 150 años de la educación parvularia

parvularia

Hace 150 años se abrió la primera escuela de párvulos pública del país que funcionó en nuestro país. Por lo mismo es que este es un mes muy importante para esta disciplina, que se mantiene vigente en el tiempo, producto de su importancia en la formación de los niños de hoy y adultos del mañana.

Sin embargo, es bueno echar un vistazo y hacer un repaso por la historia de esta disciplina, que no siempre cumplió con los mismos objetivos que tiene en la actualidad. Por ejemplo, ha variado desde combatir la desnutrición, centrarse en el cuidado a enfocarse en la educación y siempre ha ocupado el juego como estrategia de aprendizaje central, ya que es la forma natural en que los niños y niñas se desarrollan y relacionan con el mundo.

Es por esto que es el momento preciso para reconocer y valorar el rol de agentes de cambio social que tienen educadores y técnicos quienes, junto a las familias, son los primeros educadores de niños y niñas. De allí la necesidad de seguir avanzando en su permanente formación, ya que es en esta etapa de la vida cuando los niños desarrollan sus habilidades para toda la vida. Es además, un año especial donde la Reforma para la Educación Parvularia reconoce al nivel como base de la educación chilena, brindándole un lugar protagónico que posiciona a la primera infancia en el eje de las políticas públicas. Por ello es que es fundamental avanzar en la calidad hacia un acceso universal, independiente del nivel socioeconómico que se ostente, entendiendo a la educación parvularia como un derecho que tiene la sociedad.

Es necesario, por último, reflexionar acerca del camino que ha recorrido la Educación Parvularia, analizar sus progresos y desafíos para dar importancia que merece a los primeros años de vida, así como volver a tomar conciencia sobre el impacto que tiene el aprendizaje a través del juego para el desarrollo pleno de niños y niñas.