Principios para llevar a cabo la psicoterapia infantil

psicoterapia_infantilLa psicoterapia infantil es una manera de ayudar a los pequeños a lidiar con diversos problemas que afectan su desarrollo en sociedad y en el ámbito educativo. Para impartir este tipo de tratamiento es necesario un profesional con la formación requerida, que sea capaz de comprender y de relacionarse con los niños.

A diferencia de los adultos, los niños poseen menos capacidades de comunicación y tienden a ser personas cuya confianza debe trabajarse paso a paso, en esto la empatía con el terapeuta será muy importante.

Como en toda terapia psicológica, la técnica empleada dependerá de cada persona. Debido a que todos tienen problemas diferentes, los profesionales deben analizar caso a caso y establecer cómo se llevará a cabo la terapia.

4 aspectos a considerar

La conducta y juegos del niño. Esta corresponde a la etapa de reconocimiento del profesional, mediante los juegos empieza a conocer al niño, rescata aspectos de su personalidad y se gana la confianza del menor.

Cada niño tiene sus tiempos, unos entrarán en confianza más rápido que otros peo todos estos factores, desde el tiempo que necesita hasta los juegos que prefiera, entregan señales al terapeuta para conocerlo y descubrir el origen de su problema.

Resistencias y defensas. Una parte importante de la terapia consiste en combatir la resistencia de los pacientes, estas pueden ser conscientes o involuntarias. Todo se trata de comprender las acciones y entender la personalidad del niño.

Transferencia. Esta se entiende como el traspaso del paciente hacia el terapeuta de los sentimientos negativos hacia personas o el ambiente que lo rodea. Este es un elemento fundamental en la psicoterapia infantil ya que, por lo general, la transferencia negativa y la contra transferencia dañan el proceso terapéutico.

Interpretaciones. Estas son las conclusiones que el terapeuta comparte con el paciente con la finalidad de que éste se conozca mejor. En el caso de los niños, estas interpretaciones deben expresarse en un lenguaje sencillo, tratando de usar las mismas palabras que el mejor ha usado.

Deben ser conclusiones sencillas, fáciles de comprender y oportunas para que el menor las entienda con facilidad.

Comments are closed.